Región:
Mundo
Categoría:
Mujer
Article type:
Informados

Viagra femenino: secretos para recuperar el deseo sexual perdido

Región:
Mundo
Categoría:
Mujer
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Verónica Janowicz
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Según informan los profesionales está específicamente diseñada para tratar el trastorno de deseo sexual hipoactivo (TDSH), una bajada de deseo sexual que ocurre generalmente antes de la menopausia, por lo cual es totalmente diferente al viagra másculino

Luego de que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), aprobara después de dos intentos fallidos el denominado viagra femenino, empezaron a surgir polémicas, dudas y un fuerte deseo de probarlo en el grupo femenino.
La primera píldora destinada a tratar la disminución de líbido en las mujeres siempre fue muy debatida y considerada ineficaz, pero con la actual aprobación y posterior salida al mercado esto cambió.
Dicen que la tercera es la vencida, y así fue con la aprobación que tardó muchos años y que hará que la medicación salga a la venta en octubre con el nombre de Addyi.
Según informan los profesionales está específicamente diseñada para tratar el trastorno de deseo sexual hipoactivo (TDSH), una bajada de deseo sexual que ocurre generalmente antes de la menopausia, por lo cual es totalmente diferente al viagra másculino y se debe tomar diariamente, no en el momento de tener relaciones sexuales como el de los hombres.
De hecho se descubre por medio de un antidepresivo que provocaba mayor deseo sexual a las pacientes que lo tomaban debido a su incremento de dopamina, una sustancia química producida por el cerebro y relacionada con el apetito.
Los estudios realizados durante años sobre el tema señalan que entre 5,5 y 8,6 millones de mujeres tienen esta afección solo en EE.UU., y entre el 8 y el 14% tienen entre 20 y 49 años.
Pero el consumo de Addyi sólo estará disponible con recetas prescriptas por profesionales autorizados ya que lleva un tratamiento de varios meses con posibilidad de efectos secundarios. Estas restricciones de seguridad auguran, por lo tanto, un resultado en ventas más moderado que el de Viagra, una pastilla que ha generado miles de millones de dólares desde finales de la década de 1990.