Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión

El hombre de los musicales: Damián Iglesias estrenó Noche de Paz

Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Gustavo Chapur
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Infatigable referente del teatro musical y discípulo de Cibrián, el actor estrenó Noche de Paz como director, y prepara la vuelta de La importancia de llamarse Wilde.

Un solitario chico de barrio, un camino

Damián Iglesias, joven porteño, oriundo de Villa Lugano, humilde y sensible como persona, infatigable y talentoso como artista, imparable e indómito hacedor. El don de la vocación lo atrapó temprano. Empezó a formarse (y a trabajar) siendo aún un infante: apenas 8 años. “De chico era muy solitario, jugaba a interpretar personajes, dirigía y actuaba mis propias obras en soledad, luego gracias al apoyo de mis padres eso se transformó en mi camino a seguir”, recuerda con emoción el actor, cantante y director durante una extensa entrevista en Radio Conexión Abierta, para el programa del periodista Gustavo Chapur, cuyo video se reproduce integro en esta nota.

A los 17 años vio el musical Drácula que lo impacto de tal manera que poco después el destino lo llevo a debutar profesionalmente en el mismo lugar, en un espectáculo de gran magnitud, en el año 2000, con solo 20 años, después de ser seleccionado en un exigente casting entre cientos de aspirantes, durante un mes de audiciones. Fue nada menos que en el mítico Luna Park con Las Mil y Una Noches, de la mano de la gran dupla artística y comercial Cibrián-Mahler, que sin duda ha marcado su camino en el teatro musical.

Las mil y una noches, el musical” es una comedia musical argentina inspirada en el escrito oriental homónimo, adaptado por Pepe Cibrián y con música original de Ángel Mahler. Fue producida por Tito Lectoure y estrenada en el estadio Luna Park, con un elenco de 102 personas y gran orquesta en vivo. El valor de la puesta en escena superó el millón de dólares y contó con última tecnología estadounidense, siendo uno de los espectáculos más caros presentados en Argentina.

Iglesias rememora sus inicios: “Hace muchos años que estoy trabajando, me siento muy privilegiado en este país y en esta profesión, que no es fácil. Uno tiene que trabajar mucho sin parar en esto. Siento que todas las cosas que hago son un don que me ha dado la vida, y soy muy agradecido por ello. Siempre elijo las cosas que quiero hacer, y le pongo mucha garra a todo, cada cosa que emprendo lo hago con la misma pasión que aquella primera vez en el Luna Park, que me marcó mucho.”

El artista ejerce también la docencia, y advierte a sus alumnos: “Esta es una profesión de adaptación, donde hoy uno está en un lugar y mañana en otro, pero las ganas deben ser siempre las mismas”.

Ha estudiado dirección de escena en el IUNA (hoy UNA, Universidad Nacional de las Artes), carrera que debió interrumpir por la necesidad de empezar a trabajar en la Compañía Cibrián-Mahler, que le exigía 12 horas diarias de dedicación. Estuvo allí durante seis intensos años, pasando de un musical a otro, hasta que sintió la necesidad de separarse durante un tiempo (“como les sucede a los hijos con sus padres”, dice). En ese lapso, desde 2007, hizo giras por Latinoamérica con obras infantiles con una compañía de licencias de Cartoon Network, y en 2011 regresa a Buenos Aires para trabajar durante tres años con Aníbal Pachano (Pour la Gallery y Smail). Luego retorna a la morada originaria, como el chico que vuelve al hogar después de alguna aventura afuera, y empieza nuevamente a trabajar con Pepito Cibrián, desde Calígula hasta Mireya, un musical de tango, donde además de actuar tenía a su cargo la puesta en escena y la dirección de actores.

El año pasado formo parte de "Sres & Sres del Musical", un megaconcierto con las mejores canciones de los grandes musicales del mundo y la Argentina, interpretadas por las principales voces masculinas del género en nuestro país, dirigido e ideado por Pablo Gorlero y Ricky Pashkus, en el Gran Rex.

En 2013, se destacó como actor en teatro de texto, siendo parte del gran elenco de "El jardín de los cerezos", el gran clásico del dramaturgo ruso Antón Chéjov, escrito en 1904. Fue protagonizada por Rita Terranova y Héctor Giovine, en Teatro El Cubo.

NOCHE DE PAZ

Damián Iglesias destaca el esfuerzo que insume emprender una producción de carácter independiente pero de elevada calidad artística, como lo demuestra en la recién estrenada Noche de Paz, que lo tiene como director, y que se presenta en el Teatro Del Globo (Marcelo T. de Alvear 1155, tel. 4816-3307), los jueves a las 21 hs.

Es una obra musical (con banda en vivo), sazonada con mucho humor negro, delirio y emoción, que refleja las vicisitudes de una familia disfuncional reunida en nochebuena que, irónicamente, lo que menos tendrá es paz, dado que se pondrán sobre la mesa miserias y secretos, rencores que saldrán a la luz, con situaciones y diálogos desopilantes. Los secretos familiares (incluso intergeneracionales) suelen operar de forma enfermiza, afectan la comunicación y producen síntomas en los miembros de una familia, que emergen en estas fechas claves, en los momentos socialmente menos propicios.

El pensamiento de cada personaje se expresa a través de una canción de distinto género, en una trama que inevitablemente invita a la identificación (y reflexión) del público, dejando el mensaje de que a pesar de todas las dificultades, prevalece siempre la hermandad de una familia. En una cartelera porteña comercial habitualmente nutrida de espectáculos musicales de origen extranjero, Damián Iglesias apuesta y prueba con Noche de Paz que se puede ofrecer un musical de impronta nacional con buena factura artística y técnica.

Libro y letras son de Juan Ignacio Bruzzo, la música original pertenece a Damián Mahler, la dirección musical y piano, de Santiago Rosso. Impecable vestuario de Alejandra Robotti y escenografía de Tato Fernández. Cuenta con un muy experimentado elenco en el teatro musical, que hace entrega total de su talento: Ana Acosta (un aporte de lujo), Diego Bros (genial interpretación de una madre inefable y entrañable), Sebastián Holz, Patricio Witis, Ana de Vincentiis, Martín Repetto, Florencia Spinelli, Joan Ramis y Federico Aquilano.

Vuelve LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE WILDE

Además, el 12 de agosto Damián Iglesias reestrena en el Teatro Chacarerean, el musical “La importancia de llamarse Wilde”, cuyo libro original es de Pepe Cibrián (la obra marcaría la despedida de los escenarios de su madre, la gran Ana María Campoy), sobre una partitura de Angel Mahler, quienes le han cedido la obra para que la dirija y actúe, donde Iglesias, que ya había sido parte del elenco en su estreno original en el 2004, ahora encarna al célebre escritor irlandés en una puesta con destacado vestuario.

En esta vuelta, la dirección musical estará a cargo de Damián Mahler, y el elenco lo completan Diego Rodríguez, Tiki Lovera, Karina Saez, Diego Basile, Vero Pacenza, Alejandro Gallo Gosende, Juan Pablo Guazzardi, Manu Señorans. “Esta obra es como mi bebé”, dice orgulloso y entusiasmado este imparable creador y promisorio referente del teatro musical argentino.