Región:
Mundo
Categoría:
Política
Article type:
Opinión

Rusia desafía a occidente al anunciar que agregará 40 misiles a su arsenal nuclear

Putin encendió las alarmas de Occidente al anunciar el martes que Rusia agregará más de 40 nuevos misiles balísticos intercontinentales a su arsenal nuclear este año

La tensión entre Rusia y Occidente del último año y medio tiene cada vez más ingredientes propios de la Guerra Fría, a los que ahora se agrega la discusión diplomática por la carrera armamentística. Así lo reconoció el propio Presidente ruso Vladimir Putin, quien responsabilizó a la administración de su par estadounidense Barack Obama de tomar decisiones globales que empujan a este escenario.

“Son decisiones como la salida unilateral de EE.UU. del tratado ABM (sobre defensa antimisiles) y no los conflictos locales los que llevan a la Guerra Fría”, dijo el líder del Kremlin al contestar una pregunta en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo. Y agregó: “Este es un paso que nos empuja a todos a una nueva espiral de carrera armamentística”.

Pero fue el mismo Putin el que encendió las alarmas de Occidente al anunciar que Rusia agregará más de 40 nuevos misiles balísticos intercontinentales a su arsenal nuclear este año. “Si alguien amenaza nuestros territorios, deberemos en consecuencia apuntar nuestras Fuerzas Armadas, nuestros medios modernos de asalto hacia aquellos territorios de los que procede la amenaza”, subrayó el jefe de Estado ruso.

El presidente ruso hizo el anuncio un día después de que funcionarios rusos condenaron un plan de EE.UU. de enviar tanques y armas pesadas a países miembro de la OTAN en la frontera rusa como el acto más agresivo de Washington desde la Guerra Fría. El plan fue revelado por The New York Times, que el pasado fin de semana publicó que Washington estudiaba, “para contener la amenaza rusa”, destinar más de 1.200 piezas de artillería en un país de la región (Polonia o los bálticos, presumiblemente), entre ellos 250 carros de combate M1A2 Abrams y vehículos de combate de infantería M2 Bradley, así como entre 3.000 y 5.000 efectivos.

La inquietud del Kremlin aumentó luego que la secretaria de la Fuerza Aérea norteamericana, Deborah James, anunció que Washington además planeaba emplazar también cazas F-22 de quinta generación en Europa del Este.

El anuncio de Putin del despliegue de los nuevos misiles balísticos intercontinentales fue condenado de inmediato por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien lo calificó de “injustificado, desestabilizante y peligroso”. Similar fue la reacción del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien dijo que temía un retorno a la Guerra Fría tras el anuncio del Presidente de Rusia. “Por supuesto que me preocupa”, aseguró, al tiempo que recordó que “tenemos el acuerdo START”, en alusión al tratado de desarme nuclear firmado en 2010 por el que se daba oficialmente por concluida la Guerra Fría y las partes se comprometían a reducir sus ojivas atómicas desplegadas hasta un máximo de 1.550 unidades en un plazo de siete años. “Nadie desea, creo, un retorno a un estatus de Guerra Fría”, insistió Kerry.