Región:
Asia
Categoría:
Sociedad
Article type:
Enfoques

Se realizó en China festival en el que mataron a 10 mil perros

Región:
Asia
Categoría:
Sociedad
Article type:
Enfoques
Autor/es:
Por Verónica Janowicz
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

A pesar de las críticas mundiales por la matanza de miles de animales, los restaurantes en la ciudad de Yulin, al sur de China, comenzaron ayer el polémico festival anual de carne de perro

Largas filas de miles de perros estacados y preparados para ser hervidos vivos. Inmensos charcos de sangre de miles de gatos degollados y golpeados con palos en las calles. Esa es la postal que se ve en estos días en Yulin, China porque se está llevando a cabo el Festival de la carne donde se comen a los animales apenas asesinados.

Más allá de que esta sangrienta celebración fue prohibida por el gobierno chino y repudiada por cientos de entidades locales e internacionales defensoras de los derechos de los animales, alrededor de 10 mil gatos y perros callejeros y robados a sus dueños ya fueron sacrificados.

Todo se dio a conocer por la investigación de la ONG Human Society International que pudo comprobar con vídeos y fotos que los animales, muchos de ellos con el collar de sus dueños aún colocado, han llegado a la ciudad, listos para el sacrificio.

Desde la organización Informaron que fueron capturados en esta ciudad y en otras tantas, transportados desde largas distancias en condiciones terribles y muchos ya muertos de los golpes recibidos para ser atrapados.

Desde la página web https://www.change.org/p/presidente-de-china-xi-jinping-detener-la-masacre-de-perros-del-festival-de-yulin miles de personas han pedido a la gobernación que cancele el festival. "Estamos muy tristes por saber que este tipo de festejo aún existe en esta sociedad moderna y civilizada. Creemos que este evento no tiene lugar en el siglo XXI. Nos oponemos enérgicamente a esta barbarie", dice en su encabezado la petición, que ya superó las 250 mil adhesiones.

Las imágenes de la matanza hablan por sí solas y nadie entiende tan terrible horror que más allá de tradiciones o costumbres culturales demuestra una vez más que la crueldad humana no tiene límites.