Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión

Dínamo: la palabra rendida ante la potencia de la imagen

Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Julieta Strasberg
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Las protagonistas rompen los límites del juego y nos arrastran a un terreno sin tiempo ni espacio, una casa rodante perdida en el medio de la nada, donde la palabra es una excusa, un invento, una inutilidad en el reino de lo gestual y lo visual

Tres mujeres y un espacio agobiante para articular el vigor rabioso de la imagen. Expresión sin aprensión a rasgar las estructuras. Así de pujante y violenta es la apuesta del joven y talentoso director, dramaturgo y actor Claudio Tolcachir. Las protagonistas rompen los límites del juego y nos arrastran a un terreno sin tiempo ni espacio, una casa rodante perdida en el medio de la nada, donde la palabra es una excusa, un invento, una inutilidad en el reino de lo gestual y lo visual.

Claudio Tolcachir, en el mejor momento de su carrera, podría no arriesgar nada y repetir hasta que agotar la exitosa fórmula de un realismo y crudeza geniales, exultantes, con excelentes textos y creíbles actuaciones sin artilugios. Pero la esencia de los verdaderos artistas se muestra en la búsqueda como camino, el riesgo y desafío como formas de vivir el arte. La omisión de la familia Coleman, saltó desde Timbre 4 hasta el ciclo comercial de teatro del Paseo La Plaza, donde se sigue presentando actualmente a sala llena. Lo mismo ocurre con El viento en un violín y La chica del adiós. Emilia y Tercer cuerpo, aún brillan y conmueven en su sala de origen. Pero Dínamo rompe rigurosamente con todo y lo hace para encontrarse con otro éxito aún mayor.

Claro que Tolcachir no está solo en la búsqueda ya que esta obra la escribió conjuntamente con Lautaro Perotti y Melisa Hermida, con quienes hace ya más de una década fundó Timbre 4. Además, todo su equipo de actores y actrices lo acompañan demostrando a cada actuación estar a la altura del desafío.

En Dínamo, prescindiendo de la rigurosidad de las palabras, tres mujeres explotan en escena dejando todo lo que se puede dejar en una obra nacida del riñón de Timbre 4. Marisa, jugada por Daniela Pal, es quien irrumpe en escena como representante de la palabra, la palabra desbocada, ansiosa, compulsiva e inútil en un mundo donde nadie la quiere escuchar. Una ex tenista que irá mostrando su mundo de soledad, enfermedad, abandono, fantasmas y miedos. Una actuación impecable.

Por su parte, Paula Ransenberg, actriz actual de otra genialidad de Timbre 4 (Para mí estás hermosa), improvisa cada función un idioma propio. Con un lenguaje corporal digno de una mimo o una contorsionista, esta extranjera, refugiada y ocupa de la casa rodante donde se desliza magistralmente, nos transmite la tristeza de su historia: una ausencia de hijo, con añoranza de madre y tierra, su familia, su propia madre y la nostalgia por lo que no pudo ser. En su infinita pena hay un humor, una luz, una esperanza, que la convierten en el personaje que une todas las escenas y los personajes. En definitiva, somos todos un poco extranjeros y a todos nos cuesta comunicarnos. Aun sin saberlo, estamos siempre creando nuestro propio lenguaje, sólo que a esta mujer, pese a todo, igual la comprendemos.

Este imperdible terceto no podría tener mejor personaje y actriz para completarse que Ada, encarnada por Marta Lubos. Una mujer suspendida en un momento de su vida, cautivada por su propio personaje, arrepentida por hechos de su historia, a los que vuelve enfermizamente sin poder vincularse con el hoy. Una rockera de ayer destruida en un presente del que huye siempre corriendo al pasado, visitando sus videos, y siendo visitada por sus propios fantasmas. Ada será, poco a poco, rescatada por un presente extraño que se le impone con la fuerza de lo inesperado: la llegada de su sobrina y la presencia de una inmigrante.

Pero la obra no sería igual sin la música en vivo interpretada por Joaquín Segade. El ritmo y la vitalidad que le imprimen los sonidos del invitan a una fiesta de los sentidos y del sinsentido. Alejados de la obviedad y cercanos a la genialidad, Dínamo promete ser una de esas obras que no sólo no pasarán desapercibidas en la historia del teatro, sino que marcan una bisagra en la escena nacional.

Info: Timbre 4 (México 3554) viernes y sábados, a las 21 y a las 23 horas. Duración: 70 minutos. Entrada: $150.

Calificación: Excelente