Región:
Mundo
Categoría:
Mujer
Article type:
Opinión

La obsesión del hombre por la cola de la mujer tiene fundamentos científicos

Región:
Mundo
Categoría:
Mujer
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Verónica Janowicz
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Investigadores de la Universidad Bilkent de Turquía, realizaron un estudio en el que mostraron fotos de mujeres con diferentes grados de curvatura lumbar en su columna vertebral a 300 hombres y los resultados fueron sorprendentes

Mucho se ha dicho de la atracción de los glúteos femeninos que enloquecieron a los hombres en todas las épocas, pero poco se ha investigado.

Recién en la actualidad, investigadores de la Universidad Bilkent de Turquía, realizaron un estudio en que se encargaron de presentar numerosas fotos de mujeres con diferentes grados de curvatura lumbar en su columna vertebral a 300 hombres. A este grupo masculino se les mandó a escoger cuál de esas mujeres era la más y menos atractiva para ellos y la mayoría elegían a aquellas que poseían 45 grados de curvatura porque esta condición hacía ver los traseros de esas chicas más voluminosos. Según una reciente investigación está conectado a la posibilidad de procrear y depende de la curvatura de la columna.

Estos investigadores también mostraron a los hombres tres fotos de mujeres que tenían un tamaño de trasero idéntico pero que se diferenciaban por sus curvaturas lumbares, el exceso de grasa y el exceso de músculos. La mujer con la curvatura lumbar de 45 grados fue de nuevo la que ellos consideraron la más atractiva sin importar sus otras características.

La atracción, de acuerdo al estudio, proviene en un gran porcentaje a un tema ancestral. Se debe a que este tipo de anatomía permite que mujeres con una espalda baja con esa curvatura mantengan su movilidad normal a lo largo de su embarazo sin correr el riesgo de lastimarse y en los principios de la historia podían buscar su comida y arreglarse por si solas

Lo curvado que se encuentre la espalda de una mujer embarazada es proporcional a la posibilidad de equilibrar su peso, es decir que una espalda que no esté curvada a 45 grados puede hacer que la presión en las caderas, durante el embarazo, aumente hasta en un 800%, y esto puede llevarlas también a tener que permanecer inmóvil durante la gestación

Los investigadores señalan que aquellos hombres que tienen preferencia por los traseros amplios en realidad sienten atracción por las columnas de las mujeres, sin embargo comentan que se requieren más investigaciones sobre el tema para tener certeza sobre las preferencias anatómicas femeninas de los hombres.