Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión

"La tercera posición", el peronismo de los 50 y el rol del artista

Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Julieta Strasberg
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

La obra teatral anclada en el primer peronismo traza una historia de secretos y enredos ideológicos, frente a un cambio de paradigma histórico.

Cada jueves a las 21 horas, en “El camarín de las musas”, la sala se transforma en el parque de un club, más precisamente en las canchas de tenis. Este peculiar escenario nos transporta a una residencia aristocrática en las afueras de Buenos Aires, donde la crema y nata de la sociedad argentina de la década del 50, se reúne para alternar entre temas de arte, esnobismo y champagne.

En un ambiente donde las bellas artes se defienden por moda, en franca adopción de ideas refinadas y mímesis de distinción, Ignacio, prepara el discurso que dará ante la Comitiva de la Fundación al tomar su presidencia. Irene, su secretaria, lo asiste entre copas de champagne y errados saques de tenis.

Bellamente actuado y dirigido, con una sensibilidad fruto de una cuidada y profusa formación. Los protagonistas, Eduardo Iácono (actor de cine, teatro y televisión) y Anahí Pankonin (egresada del IUNA como Profesora de Artes en teatro, entre otros), se han formado con los mejores referentes teatrales. La obra, sobre textos de Pablo García y Carla Maliandi, bajo dirección de esta última demuestra influencias de sus maestros de actuación, dirección y dramaturgia como los profesores Pompeyo Audivert, Ricardo Bartís, entre otros. Por su parte, García despliega su destreza, disfrutando de un manejo de los tiempos, ritmos y armonías que ha adquirido a lo largo de su destacada carrera como músico profesional, que se ven reflejados en la obra.

En la pieza teatral, el selecto encuentro cultural convoca a agentes, marchands y gente de la alta sociedad ligada al mundo de la plástica. Ignacio, acaudalado en dinero pero falto de capital cultural, tiene un especial interés por ser admitido en el mundo del arte, del cual revelará que poco comprende. La filantropía y búsqueda de reconocimiento, lo llevan a la presidencia de la Fundación. Su joven secretaria, una atractiva mujer que estudia e investiga sobre pintura, participa de la revisión del discurso. Para sortear el aburrimiento y ganar la atención del benefactor, la asistente tendrá que fraternizar entre punto y punto de tenis, copa y copa de espumoso, mientras se va tejiendo la trama que expondrá que no siempre el saber y el poder están del mismo lado.

Década del 50, el peronismo en el poder. El discurso. Un acto único que puede glorificar o aniquilar a una persona. Enfrentamientos insospechados, reproches, demostraciones de poder y un secreto que involucra a ambos. Una disputa en la que se negocian dos tipos de saberes: el sentido ideológico del texto en poder de Irene (¿qué significa la “tercera posición”?) a cambio de conocimientos de Ignacio sobre la vida privada de ella.

En el contexto de la Segunda Guerra Mundial, el entonces presidente Perón llamó tercera posición a la postura ideológica argentina en el plano internacional, que rechazaba tanto al liberalismo capitalista como al Estado totalitario, porque considerada que en ambos modelos el hombre terminaba siendo sometido por el sistema productivo, anulando sus aptitudes naturales. En cambio, en la democracia social de la tercera posición, era un ser libre de desarrollar su capacidad creadora.

Quid pro quo (una cosa por otra), estos dos opuestos personajes intercambian entre el saber y el poder. Ignacio, para sorpresa de la joven, también conoce cosas que ella ni imaginaba. Así, estos necesitados seres se vinculan entre la superficialidad, el humor, la ironía, la angustia y la soledad. Soledad entre multitudes…a ves, el saber y el amor tampoco están del mismo lado.-

Info: El camarín de las musas (Mario Bravo 960, Capital Federal). Funciones: jueves 21 hs. Duración: 75 minutos. Entradas: $120 (estudiantes y jubilados $70).