Región:
Mundo
Categoría:
Política
Article type:
Opinión

Israel: a una semana de las elecciones, panorama político

Región:
Mundo
Categoría:
Política
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Israel Rabinowicz
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Netanyahu seguiría como Primer Ministro, mientras que la izquierda tendría más votos pero sin posibilidad de armar una coalición gobernante.

Es necesario trabajar con cálculos de probabilidades y combinaciones para intentar armar el complejo rompecabezas político que las próximas elecciones abren en Israel. Serán once partidos políticos que seguramente superarán la barrera de los mínimos que se repartirán una torta de 120 parlamentarios, el mayor de ellos probablemente girará en los 25 mandatos. De allí en más todo es ciencia ficción.

Todo indica que, salvo una catástrofe para el oficialismo, cuales quiera sean los resultados, Netanyahu continuará como Primer Ministro. La izquierda aunque termine como el partido más votado no tiene posibilidad alguna de armar una coalición mayoritaria que le permita gobernar.

Salvo Netanyahu mismo, no creo que exista alguien que conozca sus verdaderos planes. Qué cosas se cocinan en lo más profundo de su mente, es un lugar inaccesible hasta para sus más cercanos colaboradores, psicología pura.

En una campaña electoral en la cual, pese a la impresionante cantidad de dinero que se invirtió en ella, la mediocridad, falta de orden y planificación fue lo más llamativo, como si todos dieran por conocido que ésta será una ronda intermedia, que la verdadera vendrá antes de los 2 años.

Para Netanyahu, seguramente éste será su último mandato. Por ello todo es impredecible: pasar a la historia uno de sus objetivos, no le resultará fácil.

La única coalición que le puede brindar un poco de estabilidad es si convierte al laborismo como a su principal socio, pero éste no ingresará dócilmente, no aceptará ser una simple partenaire con ministerios claves en sus manos, exigirá una sociedad igualitaria, una rotación en la función de Primer Ministro, si Netanyahu se ve obligado a aceptarla, una parte importante de su propio partido y la derecha serán los encargados de sus seguros problemas.

Serían dos años en los cuales sacrificará acción por estabilidad, con un Obama como su principal enemigo personal, lo peor para Netanyahu es que éste transita la última parte de su gobierno y no está obligado a congraciarse con nadie, no tendrá mucho terreno para maniobrar.

El sentido común dice, aunque en Oriente Medio son palabras que no tienen aplicación alguna, que el líder del laborismo será el Ministro de Relaciones Exteriores del nuevo gobierno, con él se intentará retomar las hoy deterioradas relaciones amigables a nivel internacional, es posible que también presenten, ofrezcan al mundo árabe un generoso plan de acuerdo con los palestinos, generoso desde un lado y de imposible aceptación desde el otro, los pondrán contra la espada y la pared, una manera de romper, salir del aislamiento y pasar a la ofensiva política.

Con Hisballá y sus 120.000 cohetes apuntando hacia Israel desde la frontera norte, con el Estado Islámico en Siria cada vez más cerca y mirando a Jordania en su plan expansivo, con Hamás reacondicionándose militarmente a todo ritmo para un nuevo y seguro enfrentamiento, con un Presidente de la Autoridad Palestina que cada vez tiene menos poder y fuerzas, con Irán que diariamente habla de desaparición del Estado de Israel (que hoy justamente presentó su nuevo cohete de largo alcance, 2500 Kms, con el que cubre toda Europa) es imposible predecir, ni solicitar sentido común. La chispa siempre está a la vuelta de la esquina.

Está claro que solamente un gobierno de derecha con un fuerte líder en la plenitud de su poder está en condiciones de ceder, de ser flexible en las concesiones políticas, éstas siempre tendrán el apoyo de la izquierda, al revés, a la inversa nunca, no es lo que se presenta sucederá en el corto plazo.

Si se ingresa a un gobierno de coalición con una rotación en las funciones de Primer Ministro entre los dos principales partidos, el sentido común dice que Netanyahu lo firmará conociendo de antemano que no lo cumplirá, después de su período de gobierno y antes de cederlo lo romperá para iniciar el camino a unas nuevas elecciones con él ya fuera del mapa político.

A ello tienen puestas sus miradas los que intentan ser sus sucesores al frente de la derecha, líderes fuertes aún no existen pero hay algunos que ya comienzan a levantar sus cabezas

Una elección que abrirá las puertas a nuevas elecciones y a mucha inestabilidad política. A la gente nada ya la sorprende, dicen que es más de lo mismo, por suerte pueden distraerse con otras noticias, en las redes sociales mucho se habla y escribe sobre el futuro matrimonio de la internacional modelo Bar Rafaeli y el costo del anillo de brillantes que recibió, también que Madonna compró un penthouse en un edificio en construcción en Tel Aviv por unos US$ 20 millones.

No quiero finalizar éstas líneas sin agradecer a mis anfitriones en España a donde viajé invitado para participar en dos charlas entre grupos cerrados de personas interesadas en conocer de primera mano la problemática de Oriente Medio. Fueron tres días de impecable organización y mucho afecto.