Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión

Rey Mono vs. Madame Esqueleto: títeres para grandes y chicos

Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Julieta Strasberg
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Inspirada en una novela anónima del siglo XVI, la obra transporta a un mundo fantástico, y es una perla de la cultura oriental en occidente.

Los títeres de mano adquieren muchas formas para cobrar vida. Los presentados por el actor y director Ignacio Huang (co-protagonista de la película “Un cuento chino”, junto a Ricardo Darín), en el Centro Cultural de la Cooperación, nos transportan a una cultura milenaria, aunque aggiornada y adaptada a un público local.

La invitación dice: de 4 a 99 años. Y no miente. Es una obra para ser vista por toda la familia. Como muchas de las creaciones para niños y niñas, los autores se las ingenian para hacer un guiño a los adultos y crear textos con varios niveles de lectura, con humor y picardía para entretener tanto a los más pequeños como a los adultos. En “Rey Mono vs. Madame Esqueleto”, adaptación al español de la canónica novela china “Peregrinación al Oeste”, Ignacio Huang adoptó este criterio, fusionando mágicamente oriente y occidente. El lenguaje y la forma de hablar de los personajes respetaron las formas y estructuras tradicionales de este tipo de arte, aunque lograron captar cierto lenguaje local, incluso arrabalero.

Su director Ignacio Huang explica: “El criterio del autor-adaptador de la clásica novela china, busca respetar principalmente las formas y estructuras tradicionales de este tipo de arte”. Esto se traduce en el lenguaje diplomático del personaje del monje Tang Zeng que es escoltado por sus tres discípulos (Kun el Rey Mono, PaJay y Zaa), o el arrabalero lenguaje que utiliza el Rey Mono. En la historia, el sabio monje emprende un viaje hacia la India en la búsqueda de las enseñanzas escritas de Buda. En su camino debe enfrentar algunos desafíos. Atravesando una montaña agreste, los peregrinos se encuentran con Madame Esqueleto, una malvada diabla que utiliza su magia y artilugios de disfraces para intentar devorar al monje. Entre transformaciones, batallas, viajes de ida y vuelta, el viaje se resuelve mientras el público se divierte.

El fenómeno convoca a los chicos del público, involucrados en la escena, tratando de advertir al monje del camuflaje de la bruja. Se arma una situación de aprendizaje, como nos cuenta una mamá a la salida del teatro, los pequeños salen afirmando: “las apariencias engañan”. Además, el personaje es conocido para ellos a través del animé y el manga, inspirando a Toriyama, creador de Dragon Ball Z. Así, encontramos ciertos paralelismos con Goku, que manifiesta la esencia del simpático héroe y conserva como testimonio su cola de mono. Otro de los personajes, compañeros del viaje al oeste, PaJay en la obra, es Oolong, en Dragon Ball Z: mitad humano y mitad cerdo, representa las pasiones y la pereza, con la capacidad de cambiar su forma por algunos minutos.

Los títeres son originales y de fabricación artesanal. En el montaje del escenario, en el acompañamiento de sonidos e instrumentos autóctonos chinos, rescatan la tradición de oriente, junto con la historia mitológica oriental. Los títeres cobran vida de las voces, manos y destrezas de este grupo de teatro unido por el amor a este arte milenario: Julieta Viveros, Florencia Hardoy, Ricardo Lista y Fernando Suárez.

El espectáculo se desarrolla prestando especial atención al cuidado universal del lenguaje y adoptando recursos de espectáculos occidentales, tales como situaciones clownescas y la charla con el público”. Máquinas de humo para los momentos mágicos, música en vivo a cargo de la percusionista Eleonora Yang, para añadir vitalidad y emoción. Imperdibles guiños populares argentinos, como la mención del dulce de leche y un homenaje al Negro Olmedo, son algunos de los elementos que marcan la diferencia. Todo esto está permitido dentro de la estructura artística de los títeres chinos, ya que se trata de un arte popular que se adapta al contexto contemporáneo.

Presentados por el Grupo Hua Guo Shan y declarados de interés cultural por la Oficina Comercial y Cultural de Taipei, esta puesta en escena de los títeres de oriente será una experiencia que tocará nuestros corazones de niños.

Info: Centro Cultural de la Cooperación (Av. Corrientes 1543). Sábados y domingos, 19:30 hs. Entrada: $100-. Jubilados y Estudiantes: $80.-