Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión

"Terrenal", emoción y excelencia en una pieza de Mauricio Kartun

Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Julieta Strasberg
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Entre lo mitológico y la identidad nacional, el gran autor y director fusiona relatos bíblicos con una crítica al capitalismo, en Teatro del Pueblo

Lo sagrado y lo profano se presentan en el escenario del Teatro Del Pueblo con la recreación adaptada del mito originario de Caín y Abel en “Terrenal. Pequeño misterio ácrata”. El génesis es disparador de la espléndida obra del multipremiado autor y director Mauricio Kartún que, magistralmente actuada reconforta la existencia del género teatral nacional. El dúo actoral conformado por Claudio Da Passano (Abel) y Claudio Martínez Bel (Caín) es coronado por la presencia de Tatita (Claudio Rissi), quienes conforman un coro armónico teatral imperdible de la escena porteña.

Caín y Abel, hermanos y extraños, confrontan entre sí. Relaciones dialécticas planteadas por los caminos que han elegido en la vida y la filosofía que los ha inspirado. Caín es atravesado por una ideología mercantilista de explotación de la tierra. “La tierra es de quien la trabaja”, afirma parafraseando los postulados de nuestra identidad nacional fundacional. Lo mueven el lucro, el progreso y la medición de los méritos de sus nobles cultivos: los morrones. Por su parte, Abel extrae lo que la tierra le brinda: gusanos y escarabajos, evitando la explotación. Lo sagrado versus lo profano. En este juego de espejos, los actores dialogan sobre sus vidas, sus elecciones, y sus planes mientras esperan el retorno prometido del rayo divino que no llega (el padre).

Los une la posesión veinteñal del terreno que ambos han ocupado a petición de Tatita. Uno, Abel, a la izquierda, del lado del sol; el otro, Caín, a la derecha, del lado de la sombra. Viejos, lúgubres y postergados, sufren la ausencia del edén y el fracaso de la promesa de futuro. Mientras tanto, esperando la redención y el amor paternal, dudan y pelean hasta que hallan su destino divino. Tatita, un pícaro gaucho bufón con pronunciado tono riojano, vuelve para encontrar que su obra fue incomprendida. Finalmente, afirma, por sus frutos los reconoceréis: “la sangre que especula, divide, suma y resta, es un castigo divino”.

Los relatos son casi poéticos y tan festivos como conmovedores. Universalidad de la expectativa de la aceptación del hijo por el padre, así como de su llegada, conectado a los sentimientos de abandono y desprotección, generan una empatía en el espectador que puede remitir tanto a nuestra historia personal como a la colectiva. En definitiva, nuestra historia argentina reciente también se encuentra atravesada por promesas de retorno.

El teatro, por naturaleza, habita en la memoria y en la transmisión de la emoción. Así, “Terrenal. Pequeño misterio ácrata” nos transmite formas escénicas deliciosas, complejos textos dichos con gran destreza teatral, interpretaciones profundas y una acción física y gestual comprometidas, en un acto teatral donde se cruzan memorias diversas. La memoria del autor, del director, escenógrafo, sonido, iluminación, se hacen carne en un espectador que se conmueve por la poesía de textos y la emoción de actuaciones que se dan por completo en un acto de amor.

INFO: Teatro Del Pueblo (Av. Roque Sáenz Peña 943). Funciones: jueves 20hs, viernes 21hs, sábados 22 hs, domingos 20hs. Entradas: $150. Jueves populares: Jubilados, estudiantes y Alternativa Teatral: $100