Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión

Teatro: "Final del Juicio", de Tito Cossa, con humor y absurdo

Región:
Argentina
Categoría:
Espectáculos
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Julieta Strasberg
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Referente del teatro popular argentino, el autor regresó a escena con un texto de mirada irónica sobre la religión y la justicia.

El humor es una de las claves interpretativas en la obra del autor de teatro popular Roberto “Tito” Cossa. Su visión artística, a la que se suma la dirección de Jorge Graciosi, nuevamente trae a la escena porteña un espacio irreal e imaginario. Un repaso obligado por el debe y el haber de un hombre cualquiera.

Un experimentadísimo José María López interpreta genialmente a un burócrata abogado en la antesala del Tribunal Supremo del cielo mientras prepara a su defendido en su hora más aciaga. Por su parte, Juan Manuel Romero encarna a Jalil, quien atraviesa el proceso que definirá su paso al cielo o al infierno. Ese hombre ansioso y desorientado, en un limbo judicial celestial, aprieta su expediente en la antesala de un juicio final que viene esperando hace más de una década.

"Final del juicio" retrata, por una parte, a un angustiado y cosificado personaje que simboliza al hombre moderno; enajenado y expuesto ante el poder omnipotente que le impondrá su destino; y por otro, a un gris y automatizado funcionario judicial, supuesto portador de un saber que se desmorona por todas partes ante los cambios y modernizaciones del sistema. En ese diálogo, el Sr. Letrado será quien mediatizará el momento previo en tránsito al más allá.

Los 7 pecados capitales y los 10 mandamientos serán repasados uno a uno por el abogado, en esta búsqueda de un Dios que no es nombrado, pero se infiere. Ante la cita de cada uno de ellos, se indaga al anodino acusado acerca de algún relato biográfico. Así recortados, a la luz del frío expediente los hechos de su vida contrastan con sus recuerdos cálidos y vitales. En ese contraste, sobrevuela la nostalgia y la culpa por lo hecho y lo no hecho. Sin embargo, lo que logrará imponerse será el ritual y la verdad de los expedientes. En definitiva, como expone el leguleyo defensor, la verdad será la que digan los papeles y los jueces, más allá de toda defensa: “La suerte ya está echada”.

En este espacio teatral, el rechazo de la realidad permite sustituir el orden dado y plantear un orden subalterno, que deja al autor plantear su visión crítica del mundo actual. En este universo supuesto, la risa se impondrá ante el imperio del absurdo: lo que no es, puede ser, mientras que lo que es, probablemente no debería ser dicho. En los tribunales, el dramaturgo de "Final del Juicio" nos muestra que, aún en estos tribunales celestiales, la primera y última víctima es la verdad.

INFO:

Teatro del Pueblo: Av Roque Sáenz Peña 943, CABA / Sábados 19.30 hs / Localidades $130 - Jubilados y estudiantes $80