Región:
Argentina
Categoría:
Política
Article type:
Enfoques

Muerte de Nisman: muchas dudas, algunas sospechas y pocas certezas

Región:
Argentina
Categoría:
Política
Article type:
Enfoques
Autor/es:
Por Pablo Pla
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

En un clima teñido por la marcha de los fiscales, que funcionarios del gobierno argentino calificaron de desestabilizadora, la justicia avanza encontrando en el caso una suma de casualidades que dejarían de serlo

A pocas horas de la marcha convocada por los fiscales en homenaje a Nisman crecen las dudas sobre si realmente se conocerá la verdad objetiva.
Es muy probable que los que ahora se inclinan por creer que fue un suicidio, aunque la justicia determine lo contrario, tendrán profundas dudas.
La suma de casualidades, en algún momento, dejan de serlo.
El fiscal que denunció a la presidenta argentina por supuesto encubrimiento a los sospechosos iraníes de haber volado la AMIA, casualmente apareció muerto de un balazo en la cabeza horas antes de presentarse en la Cámara de Diputados a brindar detalles de la denuncia.
En ese momeno, casualmente, no tenía cerca ninguno de sus 12 custodios.
El arma de la que salió la bala fatal se la entregó Diego Lagomarsino, empleado de la UFI AMIA que lo fue a ver ese día y que en una charla informal recibe casualmente el pedido del fiscal respecto a que le preste un arma porque quería estar seguro a la hora de salir a pasear con sus hijas, que casualmente estaban por varios días más en el exterior.
La Torre Le Parc de Puerto Madero, lugar de la muerte, parece de máxima seguridad, pero la fiscal que investiga el hecho, Viviana Fein, ya determino que tiene serias falencias de seguridad y que se puede ingresar sin ser visto.
El estudio para determinar si quedaron restos de polvora en la mano de Nisman, concluyente a la hora de la evaluación del hecho, dio en 2 oportunidades negativo. Claro, el disparo fue con un arma calibre 22 y casualmente es posible que no queden restos de pólvora.
La trayectoría de la bala es ascendente, el orificio en un lugar poco común y el arma no fue apoyada en la cabeza.
Las fuentes consultadas por distintos medios señalaron como principal argumento para descartar un suicidio la trayectoria ascendente de la bala que ingresó a la cabeza de Nisman y que en definitiva provocó su muerte. Ese recorrido de la bala no coincidiría con los parámetros que se dan en los casos de suicidio.
Además de la trayectoria ascendente del balazo, mencionaron puntualmente el hecho de que el arma no estuviera pegada a la cabeza de la víctima, sino a entre uno y tres centímetros, y la ausencia de pólvora en las muestras tomadas de la mano derecha del fiscal.

Escena contaminada:
Natalia Fernández, testigo del operativo en Le Parc la noche en que hallaron muerto al fiscal. Usó un baño y vio cómo manipulaban su cafetera, subrayaban sus papeles y tomaban mate.

Curandose en salud, el Ministerio de Seguridad aclaró que el fiscal federal Gerardo Pollicita, que siguió la denuncia de Nisman e imputo a la presidenta Cristina Fernández, dispone de custodia de la Prefectura Naval Argentina desde el momento mismo que asumió la causa por supuesto encubrimiento del atentado de la AMIA.
Asimismo, contactarán al juez federal Daniel Rafecas para evaluar con él los ajustes a su custodia a partir de su designación como magistrado en la misma causa.