Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Informados

Buenos Aires celebró el Año Nuevo Lunar chino

La colectividad China saludó el año nuevo con una gran celebración en el barrio de Belgrano, donde se encuentra el China Town de argentina. Color, alegría y tradición milenaria de esta cultura que es se encuentra tan distante, pero tan cerca de la vez

China se vistió de fiesta con motivo de la llegada de un nuevo año en su calendario lunisolar que coincide con la llegada de la primavera: el 4713, año de la cabra de madera. Haciendo un poco de historia las celebraciones comienzan el primer día del mes lunar y terminan con la Fiesta de las Linternas, el decimoquinto día. Son jornadas de algarabía y festejos en donde millones de personas viajan a sus lugares de origen y se suceden comidas especiales y fuegos artificiales. El año 4713 comienza el 19 de febrero de 2015.

En esta oportunidad la embajada de China en Argentina y el Gobierno de la Ciudad coordinaron las celebraciones para que coincidan con el Día de los Enamorados, 14 de febrero. Pero esto es una celebración y como en toda celebración no puede faltar la gastronomía, este evento es una buena excusa para acercarse hasta el barrio para probar algunas de sus comidas típicas, una sucesión de ofertas que, en plana calle, hipnotizan al mas detallista en esta rama tentando a probar sabores básicos de la cocina china: dulce, salado, agridulce y amargo; así es como crean fascinaciones emplatadas que no pueden dejarse de probar en cualquier época: Tallarines con Langostinos, Chop suey, Nasi Goreng, Lumpia, Pato laqueado a la pekinesa y Lo mein, entre tantos otros. Para el postre, no se vaya sin probar un Melona, helados de frutas embasados realmente deliciosos.

EL puntapié de la festividad estuvo marcada con el tradicional baile del Dragón para ahuyentar a los malos espíritus y llevarse la mala suerte para comenzar renovados. El Dragón representa la sabiduría, el poder y la riqueza de este gran pueblo, entre el rugir de los tambores el mitológico ser se abrió paso entre la multitud de espectadores para llegar al escenario y brindar su danza. Los colores llamativos que lo visten son lo que se repiten una y otra vez en cada aspecto de esta cultura, cada uno con su significado son pilares de una sociedad creyente y, ciertamente pujante: verde, para una gran cosecha, o amarilla, representando al imperio, el oro y la plata, son símbolos de la prosperidad, y el rojo y denota el entusiasmo y la buena fortuna de las festividades.

A los nacidos bajo el signo de la cabra, y según las predicciones, les espera un año óptimo para intentar hacer grande cambios en su vida, un momento para intentar concretar sus ambiciones y proyectos.