Región:
Mundo
Categoría:
Política
Article type:
Opinión

Invento científico israelí: en política el agua y el aceite se mezclan

Región:
Mundo
Categoría:
Política
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Israel Rabinowicz
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Opositores a Netanyahu suscribieron un acuerdo de rotación, es decir que si llegan a formar gobierno la mitad del período será presidido por uno, la otra mitad por el otro, se ofrecen 2 primeros ministros al precio de uno

Cuando el último parlamento israelí, a solo 20 meses de su constitución, se auto disolvió iniciando oficialmente un nuevo período electoral, junto a la declaración de incapacidad para poder continuar gobernando, pese a lo insólito que parezca, encontró a muchos de los partidos políticos con el pie cambiado, descolocados, solamente el partido oficialista Likud que el Primer Ministro Netanyahu preside y el laborista encabezado por el Itzjak, Buji, Hertzog, pueden escapar a esa regla, ambos disponen de sólidas estructuras que les permiten superar situaciones no previstas.

La fragmentación del parlamento israelí en varios partidos menores últimamente obligaba, para intentar formar una mayoría parlamentaria que permitiera una cierta tranquilidad de gobierno, a un tire y afloje que siempre el gran perdedor era el país, se iniciaba sin un poder fuerte y sin una política clara y definida, todo estaba obligado a permanentes negociaciones, pero había algo inalterable, la sumatoria de los bloques de derecha siempre superaban a los otros.

Por ello siempre aparecía un nombre salvador, una figura pública, famosa, conocida a través de la televisión que se lanzaba a la política encabezando un partido de centro con la intención de ser un moderador, el gran salvador en la disputa, siempre el electorado los apoyó con un fuerte respaldo inicial, sus slogans pro igualdad social penetraba en el público, en el último parlamento 25 diputados correspondían a ése sector, tan importantes eran que llegaron a constituirse en la principal fuerza política individual, ahora a solo 20 meses de un plumazo tienden a desaparecer, las encuestas así lo indican.

Pero cuando un espacio queda desocupado hay otros que intentan cubrirlo, la gran figura en crecimiento, Kájlon, un disgregamiento del oficialista Likud, con demostración de una gran capacidad operativa, con resultados concretos para presentar, que dejó escuela durante su paso como Ministro de Comunicaciones al hacer descender el costo de las servicios telefónicos, solamente rompiendo la concentración, abriendo el mercado a la competencia, en casi un 90% de los vigentes en su momento, es la persona que se avizora como la nueva figura, ahora contra el tiempo, la dedocracia a pleno, está intentando formar una lista de nombres que le garanticen prestigio, no le resulta fácil, para los seguros primeros lugares que ingresaran no tiene problemas, para los que son dudosos la cosa cambia, nadie quiere ir a la guillotina política, más cuando es más lo que tiene por perder que por ganar.

El Laborismo se lanzó a la piscina en primer lugar, acercó uniendo fuerzas a Tzipi Livni, una conocida ex ministro que en los últimos años pasó políticamente por 4 partidos, aún sigue sin encontrarse a sí misma, de fuertes raíces familiares y personales con el sector duro de la derecha del Likuk, luego se separó de éste para acompañar al fallecido Arik Sharón en la formación de un nuevo partido corriéndose un poco más al centro, luego encabezó con cierto éxito electoral Kadima, aún más al centro para últimamente, en otro, con solo 6 diputados integrar la reciente coalición de Netanyahu, sin sonrojarse todo ello lo explica diciendo que no hace más que adaptarse a los cambios políticos de la zona.

Para sumar fuerzas intentando demostrar al electorado una fuerte fuerza que enfrente a Netanyahu, con la Laborismo ambos jefes suscribieron un acuerdo de rotación, es decir que si llegan a formar gobierno la mitad del período será presidido por uno, la otra mitad por el otro, se ofrecen 2 primeros ministros al precio de uno, para clarificar el tema nada mejor que los ejemplos, es como decir que en Argentina, para cerrarle el paso a Macri, entre Scioli y Massa se unen en un acuerdo que la mitad del período uno de ellos será el Presidente y la otra mitad el otro, mejor aún algo que se me ocurre en estos momentos, hacer la rotación entre los tres, un tercio del período será cada uno de ellos Presidente, así todos contentos, viva el sentido común y la estabilidad política.-