Región:
Mundo
Categoría:
Política
Article type:
Informados

Deep Blue, Kasparov y Nuevo Año Judío

Región:
Mundo
Categoría:
Política
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Israel Rabinowicz
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

La aparición del Estado Islamista a través de las terribles imágenes decapitando, degollando a occidentales secuestrados dio una trascendencia internacional no conocida desde los ataques de Al-Qaeda

Es reconocido que Israel es el país en donde viven la mayor cantidad de especialistas y estudiosos del Islám, todas las universidades y establecimientos del más alto nivel académico disponen de departamentos para el estudio del mismo, son muchos los profesores, doctores e investigadores sobre islamismo que permanentemente rotan por los set televisivos, exponen en periódicos, son asesores de gobiernos, los consultan desde todo el mundo, se convirtió en una de las profesiones más rentables.

A pesar que nada es nuevo, es el mismo árbol del terrorismo islamista disperso por diferentes partes del mundo que van generando nuevos nombres, fracciones, ramas y derivaciones, la aparición del Estado Islamista a través de las terribles imágenes decapitando, degollando a occidentales secuestrados dio una trascendencia internacional no conocida desde los ataques de Al-Qaeda a las Torres Gemelas el famoso 11 de setiembre y la lucha contra el régimen talibán de Afganistán, donde se escondía el cerebro de los terroristas, Osama ben Laden, es el mismo terrorismo pero con un marketing diferente.

El pasado jueves 18 todo el mundo detuvo su respiración pendiente de los resultados en Escocia, las fronteras y los países dentro de Europa podían modificarse, nada sucedió. Los grandes analistas equivocan su visión, en Europa no está el problema, los grandes cambios se producirán en Medio Oriente. Un futuro nuevo estado Kurdo al norte de Irak y Siria comienza a gestarse, Turquía no permanecerá como observador pasivo, si la zona ya es de por sí preocupante el futuro no es tranquilizador, todo lo contrario, una verdadera bomba de tiempo.

Todos los servicios de informaciones coinciden en que son solamente entre 20 y 25 mil los terroristas que integran la fuerza del Estado Islamista. Si para luchar contra ellos Estados Unidos y la coalición de más de 30 países que lo apoyan requieren, según declaró el mismo Presidente Obama, no menos de 3 años, es una clara señal que el mundo tiene un grave problema de liderazgos.

Miles de millones de dólares alimentan a los grupos terroristas, todo un impresionante negocio los rodea, con una mano luchan contra ellos, con la otra concretan multimillonarias ventas de armas, la puerta giratoria. Si no cortan ése flujo de dinero (las grandes potencias tienen todos los medios e información para hacerlo) es simplemente porque no les importa, los intereses económicos son tan poderosos que hacen su propio juego.

Medio Oriente está asentado sobre un barril de pólvora, ahora son armas mucho más sofisticadas, en cualquier lugar sin aviso previo la chispa puede encenderse. Al norte de Israel, en el Líbano, Hisballá con sus más de 80 mil cohetes apuntando sobre su territorio, desde Siria todos los días sobre las alturas del Golán aterriza algún cohete perdido en la guerra interna que enfrenta al gobierno de Assad y sus opositores, una guerra que ya se llevó más de 250 mil muertos civiles sobre los que el mundo, salvo declaraciones de compromiso, nada dice, en el sur un alto al fuego con el Hamas sujeto con alfileres, en cualquier momento se rompe, después de 30 días de " finalizada " la guerra. teóricamente recién mañana comenzaran los preparativos para las primeras reuniones entre las partes, y como si fuera poco el Presidente de la Autoridad Palestina, figura tan respetado en el exterior, gobierna sobre la cuerda floja, internamente todos contra él, las puertas del infierno pueden abrirse en cualquier momento…

El decir del Presidente Obama que en su lucha contra el EI está desconcertado, que las alternativas y combinaciones son infinitas, ello me llevó a titular la nota recordando las famosas partidas de ajedrez entre el en ése momento campeón del mundo Kasparov y la computadora Deep Blue especialmente preparada para ese enfrentamiento, había millones de combinaciones posibles, las diferencias entre equivocarse en el juego del ajedrez y los errores para encontrar la justa en el otro están a la vista, la declarada desorientación y cansancio por todo lo que signifique Medio Oriente de quien preside la primera potencia mundial es preocupante como señal hacia el mundo y sus muchos otros conflictos abiertos.

A pocos días del Nuevo Año Judío, tiempo justo para realizar una síntesis del que finaliza y las proyecciones sobre el nuevo. Atrás quedaron 50 días de la más larga guerra con las dolorosas secuelas de muertos y heridos en ambos lados, ahora en una frágil y tambaleante tregua, un costo económico directo de casi 4 mil millones de dólares y otros cuantos más en forma indirecta, mientras por un lado existe una economía fuerte en condiciones de soportar éstos altísimos costos, floreciente en lo que a inversiones extranjeras se refiere, la bolsa en sus máximos históricos incluso en suba en pleno período bélico, clara señal de confianza, no hay día en que alguna compañía de alta tecnología no sea comprada por capitales americanos, europeos, japoneses o chinos, todos buscan las oportunidades que permiten las mismas, el Silicon Valley israelí es el mayor centro mundial de neuronas aplicadas en nuevas tecnologías, por el otro lado, no todo lo que brilla es oro, está la amplia base de la pirámide en una mayor situación de precariedad y pobreza.

Al día de hoy, Benjamín Netanyahu es el único líder político que existe en Israel, todos los demás no lo asustan ni le hacen sombra, situación que se prolongará unos cuantos años más, los potenciales que podían enfrentarlo con cierta posibilidad de éxito, al encontrarse con un techo para avanzar, fueron dando pasos al costado, quedó solo, pero la coalición de fuerzas con las que gobierna no es la mejor constelación política.

Ello lleva al que estas líneas escribe a atreverse a realizar un pronóstico, 2015 será un año electoral en donde Netanyahu al adelantar las elecciones intentará reforzar un liderazgo que le otorgue la fuerza suficiente para avanzar hacia un arreglo político con los Palestinos, en su último período querrá pasar a la historia con ello como su mayor éxito, además es el único en condiciones de ceder para acordar.

Pero ya tenemos suficiente experiencia, en Medio Oriente mañana es toda una vida, en segundos todo cambia.