Región:
Argentina
Categoría:
Deportes
Article type:
Opinión

Finalmente el Titanic de Bianchi se hundió

El presidente de Boca, Daniel Angelici, tomo en estos meses dos decisiones que marcaran el rumbo del club, la no renovación de Riquelme y el despido de Bianchi, los últimos idolos Xeneizes

Finalmente ocurrió lo que todo el ambiente del futbol preveía, la situación del técnico de Boca Carlos Bianchi no dio para mas. El comienzo del campeonato fue muy flojo, de cuatro partidos, perdió tres u gano uno solo a Belgrano de Córdoba. El virrey es el técnico mas ganador de la historia del club, y tras varios años de inactividad volvió al club en enero de 2103. No pudo ganar ningún campeonato y lo peor es que sus equipos jamas tuvieron una identidad que hiciera que la hinchada se identificara con el plantel.

Las malas contrataciones también influyeron, jugadores como los defensores Chiqui Pérez o Hernán Grana, son inexplicables. Además nunca se pudo consolidar un delantero de área al estilo Martín Palermo, en ese punto fueron escasos los aportes de Nicolás Blandi, Lucas Viatri y Emanuel Gigliotti.

Además hubo muchos problemas de vestuario, un ejemplo la pelea del arquero Agustín Orión y el volante Pablo Ledesma.

Tal vez el peor escenario que tuvo que atravesar el técnico fue la abrupta salida del ídolo del club, Juan Román Riquelme. Peleado con la dirigencia el jugador no reencontró respaldo en Bianchi quien se mantuvo por lo menos publicamente al margen de las negociaciones.

Para este campeonato, Boca gasto dinero en contrataciones que no han rendido y que hacen ver el panorama muy oscuro. El presidente del club tomo en estos meses, dos decisiones que marcaran el rumbo del club, la no renovación de Riquelme y el despido de Bianchi, dos personajes que le han dado mucho a la institución pero que evidentemente el brillo de ambos se fue opacando.