Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Informados

Cámara de Comercio Argentino Árabe realizó cena en honor al Príncipe Salman bin Abdul-Aziz Al Saud

Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Gustavo Chapur
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Luego de entrevistarse con la Presidenta Cristina Fernández, el Ministro de Turismo de Arabia Saudita y Príncipe de la Casa Real, Salman bin Abdul-Aziz Al Saud, fue homenajeado por empresarios y funcionarios

Estuvimos en el distinguido Hotel Alvear de Buenos Aires, participando de la cena en honor al Príncipe de la Casa Real de Arabia Saudita, Salman bin Abdul-Aziz Al Saud, organizada por la Cámara de Comercio Argentino Árabe, una de las más antiguas e importantes del país, que además es miembro de la Unión General de Cámaras de Comercio, Industria y Agricultura de los Países Árabes, y es reconocida por la Liga de los Estados Árabes.

Fuimos invitados por el presidente de la entidad, el Dr. Carlos Roberto Saad, y el Secretario General, Walid Al Kaddour. La presencia más destacada en el cóctel fue la del Ministro de Turismo de Arabia Saudita y Príncipe de la Casa Real, Salman bin Abdul-Aziz Al Saud, quien minutos antes había mantenido una audiencia con la Presidenta Cristina Kirchner en Casa Rosada, acompañada por el Ministro de Turismo Carlos Enrique Meyer. Este funcionario también fue parte del convite, junto con otras personalidades, como el Embajador del Reino de Arabia Saudita, Turki Ben Mohamad Al Made, el Ingeniero Miguel Galuccio (CEO de YPF), la secretaria de la embajada de México en Buenos Aires, Maribel Arreola Ceballos, el embajador de Perú, el embajador del Congo, empresarios, diplomáticos, además de periodistas televisivos como María Belén Aramburu y quien escribe estas líneas, Gustavo Chapur.

EL MUNDO DE LOS NEGOCIOS

Más allá de las imágenes que habitualmente nos devuelve la pantalla grande, como inmensos desiertos, camellos y túnicas blancas, la realidad del mundo árabe tiene otro protagonista clave: el poderoso mundo de los negocios.

El mundo árabe, compuesto por 22 países y 300 millones de habitantes, representa desde hace tiempo una seductora alternativa de comercio para nuestro país. El PBI per cápita promedio de ese conjunto de países es de 15.000 u$s. Y las ventas argentinas a esa región tienen un constante crecimiento. El intercambio comercial hoy es diez veces más voluminoso de lo registrado hace una década, y las cifras podrían incrementarse. Según las últimas estadísticas publicadas por la Cámara con respecto a la evolución del intercambio comercial argentino árabe, el año 2013 arrojó 280.000 dólares en importaciones de productos árabes, y 6.700.000 dólares en exportaciones argentinas hacia esas tierras. Es decir, nuestro país tiene con toda la región un considerable superávit en su balanza comercial, panorama poco frecuente en las relaciones con otros destinos.

Los países que componen esta lejana región trazan una muy diversa estructura económica y social, desde los pequeños y ricos hasta los más grandes, con necesidades de todo tipo. Arabia Saudita, Egipto, Marruecos, Argelia, Líbano, Libia, Siria, Túnez y Kuwait son los destinos con los que la Argentina ha mantenido una relación más estrecha. Mientras que Yemen, Omán, Palestina, Qatar, Somalia, Sudán, Mauritania, Jordania, Irak, Djibouti, Comoras, Bahréin y los Emiratos Árabes, representan números menos voluminosos.

Los países árabes demandan fuertemente productos del mercado argentino, principalmente alimenticios. La mayor parte de las exportaciones ha estado conformada tradicionalmente por commodities agrícolas. Pero ha evolucionado en una sana diversificación. Además de los cereales, la yerba mate y la miel lograron una ubicación muy sólida. Grandes empresas como Techint, con los tubos de acero sin costura, Establecimiento Las Marías o Cargill, entre otras, ya han puesto un pie en esas áridas tierras, y abrieron el camino a las Pyme. En Egipto, por ejemplo, se vende el Bon o Bon de Arcor. La empresa ingresó en varios países árabes con tres líneas: caramelos de leche, masticables y Bon o Bon. Son dulceros y no hubo que hacer modificaciones en el producto. Arabia Saudita es el más importante comprador de miel. En el plano tecnológico también se lograron avances: la Argentina ha vendido reactores nucleares con fines pacíficos a Argelia y una planta nuclear a Egipto.

Con la idea de que la unión hace la fuerza, el año pasado se firmó en Buenos Aires el acta de nacimiento de la Federación de Cámaras de Comercio Árabes Sudamericanas. Con la iniciativa se busca potenciar las relaciones Sur-Sur en el especial momento que atraviesa la economía mundial, y estrechar vínculos con una región del mundo a la que Sudamérica exportó el año pasado alrededor de US$ 30.000 millones (Brasil, US$ 23.000 millones, y la Argentina, US$ 6.000 millones).

MISIÓN DE LA CÁMARA ARGENTINO ARABE

Son muchos y variados los servicios que ofrece la Cámara de Comercio Argentino Árabe: organización de misiones comerciales, conjuntamente con Cancillería; organización del pabellón argentino en las ferias internacionales de los países árabes conjuntamente con Fundación ExportAr; organización en Argentina de la exposición “Expoarab”; búsqueda de proveedores, tradings, sponsors y potenciales importadores; distribución de oportunidades comerciales y licitaciones internacionales; dictado de seminarios y conferencias; expedición de certificados de origen y visación de la documentación de exportación con destino a países árabes; información sobre tratados y acuerdos; difusión de estadísticas de comercio y datos económicos.

LOS ÁRABES EN LA ARGENTINA

En la actualidad, la inmigración árabe en nuestro país es la tercera no americana más numerosa de ese país. La comunidad más fuerte es la siria, luego la libanesa, y le siguen la egipcia y la palestina. De los 3,5 millones de personas que son árabes o descendientes de ellos, más de 600.000 son musulmanes y el resto de esta población es cristiana. Es decir que la inmigración sirio-libanesa en Argentina constituyó la tercera corriente inmigratoria en el país seguida de los italianos y los españoles. Los sirio-libaneses se caracterizaron por fundar una gran cantidad de asociaciones culturales, sociales y benéficas en todo el país. En Argentina existen nueve mesquitas, tres de ellas en Buenos Aires, entre las que se destaca el Centro Cultural Islámico Rey Fahd, inaugurado en el 2000, que es el templo islámico más grande América Latina. Hoy Argentina posee embajadas en 12 de los 22 países árabes, los cuales cubren casi todo el Maghreb, al contrario de las 5 embajadas para el resto del continente africano.

Y por supuesto, además del universo de las operaciones comerciales, el mundo árabe representa un destino cultural y turístico fascinante para los argentinos. Fue tierra de grandes civilizaciones (entre ellas la faraónica, babilónica, asiria y fenicia, que se mantuvieron en constante relación con la romana, griega y china). Además, el mundo árabe ha sido intermediario entre las culturas de Oriente y Occidente, y cuna de las 3 grandes religiones monoteístas en la historia de la humanidad: la judía, la cristiana y la musulmana. Nada menos.-