Región:
Asia
Categoría:
Política
Article type:
Opinión

Bergoglio y la comunidad coreana en Argentina

Región:
Asia
Categoría:
Política
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Han Byung-Kil
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

El diario Clarín publicó con el titulo "El recuerdo de Bergoglio con la comunidad coreana en Flores", unas palabras del embajador Han Byung-Kil sobre la relación del papa con la comunidad coreana cuando era arzobispo de Buenos Aires

El Papa Francisco tendrá su visita pastoral a Corea siendo el primer país asiático que visitará tras su asunción. Mediante este viaje se espera que la relación de cooperación entre Corea y Argentina pegue un salto renovado. Esta visita se concreta luego de 25 años de la anterior del papa Juan Pablo ll, cuando se realizó el 44° Congreso Eucarístico Internacional en octubre de 1989. El Papa visitará a la presidenta Park Keun-Hye, participará en el sexto Congreso de la Juventud Asiática, dirigirá la misa de beatificación del mártir coreano católico Yoon Pablo Ji-Choong y de sus 123 compañeros; visitará la humilde villa de Eumsung, en la provincia de Choongchungbuk-do y dirigirá en la Gran Catedral de Myungdong la “misa para la paz y reconciliación de la península coreana” previéndose que transmitirá un mensaje de paz para la zona, único sitio de división en el mundo.

La embajada de Corea en la Argentina organizó el pasado 16 de julio un concierto musical de la Orquesta de Chascomús como ofrenda por la visita papal y también la exposición fotográfica “El Papa y los coreanos en la Argentina visto en las fotos”. Como notamos en el logo de la visita papal a Corea, que dice “levántate e ilumina”, se prevé que el Papa Francisco va a poner hincapié mediante su visita a Corea en que la Iglesia se lance de lleno al mundo real plagado de dificultades. Se espera que pedirá a la Iglesia coreana que acompañe a los pobres y marginados resultado de la polarización en un mundo que corre raudamente hacia el crecimiento y progreso materiales. Y al mismo tiempo transmitir la esperanza de que pueda contribuir en abrir una nueva era de paz entre ambas Coreas que es también el punto geográfico con la mayor amenaza para la paz mundial. Cuando estaba como obispo en el pasado en Flores, una zona donde reside la comunidad coreana, el Papa fue construyendo un lazo especial con nuestros compatriotas coreanos que viven en la Argentina, por ejemplo, dirigiendo una misa en la Iglesia Coreana y manteniendo aún hoy una relación sumamente especial con las monjas coreanas de las “Pequeñas Siervas de La Sagrada Familia”, quienes por su invitación, están desarrollando actividades de servicio con las clases marginadas en el hospital municipal Álvarez desde 1993 hasta la actualidad. El Papa nombró en febrero pasado al obispo Moon Han-Lim, un inmigrante compatriota en la Argentina, como obispo auxiliar de la diócesis de San Martín, un gran aporte para un progreso natural en la relación de cooperación entre la Iglesia Católica argentina y nuestra Iglesia Católica, y también para una mayor compresión mutua y de amistad entre ambos países. Corea y Argentina han establecido las relaciones diplomáticas en febrero de 1962 y el intercambio comercial permanecía en aproximadamente US$ 420 millones en 2002, pero durante los siguientes 10 años aumentó llegando a US$ 2.400 millones en el 2012, el mayor nivel histórico. También está más activo el intercambio de recursos humanos. La inmigración comenzó en 1962 con la primera inmigración agrícola emprendida por Corea y hoy residen unos 25.000 coreanos en la Argentina, formando una base para el desarrollo de una relación de cooperación entre ambos países, y últimamente, gracias a la expansión de la “ola coreana” (hallyu) también está en aumento el intercambio y la cooperación culturales.