Región:
Mundo
Categoría:
Política
Article type:
Informados

Conflicto sin fin entre Israel y Palestina

Parecían acercarse a una reconciliación pero el recrudecimiento de las hostilidades separa una vez más a las partes y congela la posibilidad de un acuerdo de paz entre palestinos e israelíes renovando el dolor y la muerte en la zona bélica más an

La actual escalada de violencia entre Israel y Hamás estalló a raíz del secuestro y asesinato de 3 jóvenes israelíes en Cisjordania, Gilad Shaar (16 años), Naftalí Fraenkel (16) y Eyal Yifrah (19), alumnos de escuelas religiosas judías que habían desaparecido el pasado 12 de junio cuando hacían auto-stop cerca de un bloque de colonias situado entre las ciudades palestinas de Belén y Hebrón.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, aseguró que el grupo terrorista Hamás fue el responsable y que debian "pagar" por ello. En represalia, un adolescente palestino fue quemado vivo. Mohamed Abu Jdeir, de 16 años, fue secuestrado por ultraderechistas israelíes y su cuerpo encontrado carbonizado en un bosque.

Los disturbios se desataron en Cisjordania y en ciudades árabe-israelíes de inmediato, pero la escalada de violencia parece no tener fin desde ninguno de los bandos. Al igual que en 2008, luego de un cese al fuego que duró solo 6 meses, el intercambio de municiones se intensificó una vez más dejando centenares de muerto. El 27 de diciembre de 2008 Israel lanzó la Operación Plomo Fundido en represalia a los continuos ataques con cohetes por Hamás al sur de Israel. Más de 200 palestinos murieron el primer día. Éste jueves el premier Netanyahu dio luz verde a una nueva incursión por tierra a la Franja de Gaza en respuesta a los ataques aéreos por parte de Hamás, según Ashraf al Qedra, portavoz de emergencias de Gaza, ya suman 59 los muertos entre los que se encuentran más de una decena de niños. Por su parte el representante de la Brigada Givati a cargo de la incursión, el general Moti Almoz, anunció el hallazgo y destrucción de 22 túneles en territorio de Gaza que tenían como objetivo la infiltración de comandos terroristas en territorio israelí. Fuentes militares sostienen que el avance planea según lo planeado y continúan la búsqueda de nuevas "bocas de ataque" que pudieran ser usados en el enfrentamiento.

El fin de este conflicto armado parece lejano. Desde 1967, luego del combate conocido como "Guerra de los Seis Días", Israel se hizo del control de la zona Altos del Golán que ocupó hasta el 2000 y los cinco años posteriores cuando oficializó la desmilitarización de la Franja de Gaza. Pero las hostilidades tienen un origen mucho más complejo e histórico: Hamás es una rama palestina del grupo islamista Hermanos Musulmanes, desde su fundación en 1987 Hamás lucha contra el estado israelí, usando en particular métodos terroristas como atentados suicidas, últimamente cambiados por misiles y morteros. Si tenemos en cuenta a la Yihad Islámica Palestina, Hamás no es la única que ataca a Israel desde Franja de Gaza, sin embargo, lo considera responsable de todos los ataques desde el territorio.

Desde 1994, la Franja de Gaza y Cisjordania, ya de por sí separados geográficamente, también se separaron políticamente debido al conflicto entre las organizaciones político-militares: Fatah y Hamás, a raíz del triunfo de Hamas en las elecciones municipales de 2005. Mientras Cisjordania sigue gobernada por la Autoridad Nacional Palestina (que desde 2013 se denomina a sí misma como Estado de Palestina), liderada por Mahmud Abbas, miembro de la más moderada Fatah; la Franja de Gaza está controlada desde 2007 por los radicales islamistas de Hamas, considerados una organización terrorista por EE.UU. y la UE. Hamás se hizo con el poder en la Franja de Gaza imponiéndose en las urnas. Al momento que ambos grupos parecían acercarse a una reconciliación el recrudecimiento de las hostilidades separa una vez más a las partes y congela la posibilidad de un acuerdo de paz entre palestinos e israelíes renovando el dolor y la muerte en la zona bélica más antigua del siglo actual.