Región:
Europa
Categoría:
Deportes
Article type:
Opinión

Alemania campeón de un gran mundial

La gloria fue entonces para los europeos. Fue un merecido premio. Tampoco hubiese sido injusto que la corona quedara en manos de los argentinos

El Mundial de Brasil fue fantástico. Hubo partidos cargados de emoción y goles. El suspenso se mantuvo siempre hasta el final en la mayoría de los cotejos.
La final protagonizada por Argentina y Alemania no se apartó de ese perfil. Fue un encuentro intensamente jugado con dos equipos a la altura de esa contienda.
La victoria fue para los germanos que, antes del certamen, ya eran candidatos a quedarse con la Copa.

Tuvieron un desempeño parejo a lo largo del torneo. Tienen un estilo. Lo fundamentan con gran solidez colectiva en todas sus lineas.
Es una escuadra generosa. Todos colaboran a la hora de defender y también cuando deben atacar.

Despliegan su juego en un solo bloque que comete pocos errores y distracciones.Son prolijos en el trato de la pelota. Le infundan precisión y velocidad. Además tienen eficacia en el arco rival.

Argentina hizo un gran papel. Después de 24 años disputó una definición mundialista.

Pasó la primera ronda sin deslumbrar pero con la punzante magia de Lionel Messi para convertir goles decisivos.

Luego superó a Suiza, Bélgica y a Holanda, en este último caso por penales.
A Alemania le hizo un planteo a la altura del adversario que enfrentaba.Le falto quizás contundencia entre sus delanteros. Pudo ganarle a los teutones y terminó cayendo de pie por un exiguo 1 a 0.

Lionel Messi jugó un discreto partido. No apareció en todo su esplendor.La gloria fue entonces para los europeos. Fue un merecido premio.

Tampoco hubiese sido injusto que la corona quedara en manos de los sudamericanos.
Brasil 2014 terminó colmado de luces. Fue apasionante e hizo olvidar a los mundiales de pocos goles y trámites especulativos.
La próxima cita será en Rusia dentro de cuatro años. Ojalá que se prolongue la fiesta brasileña.