Región:
Mundo
Categoría:
Deportes
Article type:
Opinión

Argentina va por la gloria frente al seleccionado alemán

Región:
Mundo
Categoría:
Deportes
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Dreck Barbera
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Para Sabella "hay que jugar el partido perfecto", al tiempo que insistió con la necesidad de saber ocupar los espacios para tener el dominio del partido

Llegó el día esperado, pero el partido final no es con Brasil, sino con un viejo conocido.

Argentina vs. Alemana se convirtió en un clásico de las finales del mundial de fútbol.

La alegría del recuerdo de México 86 y la bronca de Italia 90 con Codesal incluido, son el condimento ideal para un partido soñado por los jugadores.

Argentina jugará cerca de casa, pero posiblemente con gran parte del público hostil. Los brasileños torcerán por Alemania en la busqueda que les llegue el consuelo de su propia derrota con un 8 a 0 y la humillación argentina.

Tal vez de nada servirá el deseo de corazón de Neymar jr. respecto a que Argentina salga campeón, por sus amigos Messi y Mascherano.

Para los medios brasileños y la mayor parte de quienes estarán en la cancha, un hipotético festejo argentino en el Maracaná es una pesadilla.

Alemania es un equipo que si bien goleó a Brasil, tuvo algunas dificultades en los primeros partidos. Por otra parte, los jugadores argentinos que venían como los actores secundarios en el protagónico de Messi, se convirtieron en un equipo con el paso de los encuentros.

Messi frotó la lampara un par de veces para salvar a la Argentina en momentos difíciles y se sumo al sacrificio de todos, bajando hasta el medio campo a buscar la pelota.

La esperanza es que lo mejor de Messi está por venir y hoy es el día. La copa del mundo es lo que le falta y por ella buscará la gloria.

Mascherano, el jugador con más caracter del equipo dijo que "hasta ahora Messi nos dio todo para ganar los partidos, llegó el momento que nosotros hagamos todo para que el pueda demostrar lo que puede hacer".

"Todos para uno y uno para todos" rezaba la famosa frase de los mosqueteros que esperan hoy tener a su D'Artagnan encendido.