Región:
Argentina
Categoría:
Gastronomía
Article type:
Informados

10° Edición Caminos y Sabores

La calidez reinó en los pabellones, muy bien organizados, que con indicadores orientaban los caminos disponibles para que nadie se pierda este disfrute para todos los sentidos

Ni el frio, ni la lluvia detuvo las ansias de la gente que concurrió a la 10° edición de la exposición Caminos y Sabores, que tuvo lugar en La Rural, para degustar maravillas regionales y compartir la cultura, artesanías y turismo de todo el país.

Hasta el domingo los visitantes a la feria tuvieron la oportunidad de recorrer la Argentina en una sola tarde. Casi todas las provincias tuvieron representación institucional en el evento, pero lo más agradable fue compartir los sabores, aromas, colores y texturas de las regiones que las componen y su gente. La calidez reinó en los pabellones, muy bien organizados, que con indicadores orientaban los caminos disponibles para que nadie se pierda este disfrute para todos los sentidos. Una vez dentro la variedad y la calidad de los pequeños y medianos productores que promocionaban no solo su trabajo, dedicación y profesionalismo sino también el valor de cada una de sus tierras hicieron de esta edición otro éxito.

Durante la última jornada los expositores se mostraron optimistas; en sus conclusiones finales remarcaron que, aún frente a la merma de gente debido al partido de la selección del sábado, las ventas y contactos, principalmente en el rubro alimenticio, se puede considerar buenas. ABC Mundial compartió las impresiones de los protagonistas: en el camino del dulce nos encontramos con un debutante "Caramelos artesanales Berzel", de Tierra del Fuego, -es la primera vez que venimos y nos llevamos la aceptación de la gente hacia el producto, eso importa mucho a la hora de definir un nuevo mercado. Quien haya viajado alguna vez a la costa Atlántica seguramente ubica la marca Minotauro, ubicados en la ruta 2 de la pcia. De Buenos Aires se hicieron presentes con sus productos regionales premium merecedores de reconocimientos nacionales en exposiciones nacionales de alfajor y dulce de leche. Pablo Greco, del departamento de marketing, manifestó su alegría por las jornadass, la buena organización y concurrencia. De paso por el camino de las bebidas nos encontramos con "Rolo" Díaz elaborador de vinos Alto de finca La Cienaga de la provincia de Tucumán, especializado en vinos de altura. Perteneciente a la cámara de productores de vinos de la provincia con solo 4 años en el mercado ya fue premiado, su producción ronda las 8 mil botellas y proyecta unas 20 mil haciendo hincapié en la calidad.

De paso por el camino del turismo Adrian Gilbes, representante del área de promoción turística de la provincia de Chubut, se mostró animado por el resultado de la feria maximizando las expectativas de cara a la próxima temporada invernal. Renovando la apuesta presentaron "Yellow submarine" proyecto para el avistajes submarino de ballenas y lobos marinos. Dentro de las particularidades que se podían encontrar, solo por mencionar algunas, la producción de puros "El Duque" de la provincia de Corrientes y otros productos de circulación no masiva como centolla proveniente de Ushuaia o papines de la provincia de Jujuy. Pero la evolución de la feria amplió sus frentes para ofrecer algo más que el gustillo de nuestro país, permitió conocer objetos de diseño a quienes circularon por el camino de la tradición donde se pudieron apreciar trabajos en madera, metales y telas de las provincias de Salta, Corrientes, Chaco, Jujuy y Santiago del Estero, entre otras. Silvia de "Protocolo criollo", marca santiagueña que crea original ropa de mesa y accesorios, compartió la satisfacción de los casi 400 expositores que tuvieron la oportunidad de mostrar su pasión y su trabajo que con tanto amor y esfuerzo realizan.

De esta manera y con un balance positivo finalizo la 10° edición de la exposición Caminos y Sabores, sino pudo acercarse no se preocupe que un año pasa rápido. Pero anóteselo, porque es una gran oportunidad para compartir la producción de calidad que realizan pequeños y medianos productores de nuestro país; un regocijo para el paladar, la vista y el alma.