Región:
América
Categoría:
Deportes
Article type:
Opinión

Mi nombre es Gol, James Gol

Es una de la figuras del mundial. Juega, hace jugar y convierte goles. No le pesa la juventud ni el clamor de Colombia por seguir adelante

El volante ofensivo colombiano James Rodríguez se convirtió hasta el momento en la figura del mundial, además es el goleador del torneo con cinco tantos en cuatro partidos.

Su actuación frente a Uruguay fue consagratoria. Hizo dos goles memorables, el primero fue consecuencia de una acción individual cuando recibió un pase de cabeza, estaba de espalda al borde del área, la mató con el pecho miró de reojo al arquero y en el giro la empalmó de zurda. La pelota después de pegar en el travesaño, entró. Su segunda anotación fue la culminación de una extraordinaria jugada colectiva, tras varios pases definió en soledad al borde del área chica.

James David Rodríguez Rubio nació en Cúcuta el 12 de julio de 1991. Su primer club fue el Envigado FC donde debutó a la edad de quince años. Tras sus buenas actuaciones fue transferido a Banfield de Argentina, donde llego con 17 años. En el fútbol argentino James batió dos records, fue el extranjero más joven en marcar un gol y el más joven en salir campeón. Con Banfield, un modesto club de Buenos Aires, se consagró vencedor del torneo. James fue una de sus figuras, lo que le posibilitó que lo transfirieran al fútbol de Portugal concretamente al Porto FC, luego de dos temporadas el Mónaco de Francia se fijó en él y lo ficho por la cifra de 45 millones de euros. En Mónaco comparte plantel con otro colombiano, Radamel Falcao, la estrella de su selección que se perdió el mundial por lesión. Justamente James tuvo la responsabilidad de reemplazar al líder y figura de Colombia.

Para este presente de liderazgo y juego maravilloso, el talentoso volante cuenta con la inestimable colaboración del técnico, el argentino José Pekerman, una persona acostumbrada a manejar jóvenes y que con un mensaje sencillo y claro logra extraer el potencial de sus dirigidos. Conmovió la imagen que la transmisión captó cuando tras el partido Pekerman y james se abrazaron en un pasillo luego de la victoria ante Uruguay.

De james Rodríguez se esperaba el buen juego, la clase, el pase distinto. Sorprende este presente goleador. Los fanáticos del fútbol lo disfrutan.