Región:
BRICS
Categoría:
Economía
Article type:
Informados

BRICS o BRICSA: ¿Argentina se incorpora al grupo de países con mayor crecimiento?

Región:
BRICS
Categoría:
Economía
Article type:
Informados
Autor/es:
Por Veronica Mussio
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Los Brics lo integran actualmente Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Para Argentina, ser miembro de este grupo puede facilitarle la obtención de financiación en condiciones más ventajosas que las que le ofrecen otras organizaciones mundiales

Argentina fue invitada a participar el 15 de Julio de este ano, 2014, en la ciudad de Fortaleza, a la reunión cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que se conformara originalmente en 2008 por los primeros 4 países y Sudáfrica se anexó en 2010. Manchester Jim O’Neill acuñó la sigla en los albores del nuevo siglo/milenio.

En los últimos tiempos también han manifestado su deseo de unirse a los BRICS México, Irán, Kazajistán e Indonesia.

Rusia tiene interés en incrementar sus inversiones en Argentina, en los sectores de energía hidroeléctrica y nuclear, además de diversificar las relaciones comerciales con Argentina e incrementar los vínculos con el Mercosur.

El término BRIC, comenzó a hacerse conocido en 2001, el intercambio comercial entre las economías integrantes era de tan solo 21.000 millones de dólares, en la actualidad, ya como Brics, alcanza a 280.000 millones; es decir, se multiplicó por más de 13. Además, los cinco países en conjunto juntos poseen el 45 por ciento de la fuerza laboral global; y explican el 15 por ciento del comercio mundial.

En ellos viven más 3.000 millones de habitantes, su Producto Bruto es de 17 billones de dólares; su producción agrícola de 2.000 millones de toneladas; y sus reservas monetarias internacionales, de más de 3 billones de dólares, que representan 40 por ciento del total mundial. Los países que integran el Brics explican en conjunto una cuarta parte del Producto Bruto Mundial y un quinto de las inversiones globales existentes. 43 por ciento de la población de todo el planeta,

Los Brics tienen una superficie territorial de 38,5 millones de kilómetros cuadrados, 27 por ciento del total en el mundo; y una generación eléctrica de 1,97 millones de gigavatios, que equivale a 35 por ciento del total mundial.

Tanto los brasileños y sudafricanos hacen peso a favor de la Argentina dentro de los BRICS, lo que en realidad necesitaría muchos ajustes no sólo por la cantidad de población, por su enorme territorio, o por los recursos naturales sino por el tamaño de sus economías y por sus inversiones. Por otro lado la Argentina -que sufre presiones de otras potencias que la quieren sacar del G20- tiene problemas de deuda externa que los BRICS no tienen. Pero aún con sus problemas, el movimiento para incluirla ya existe.

Rusia y China todavía están meditando la iniciativa. En primer lugar, surgen dudas en relación con el hecho de que la economía de Argentina arrastra una gran deuda externa, que asciende a más de 130.000 millones de dólares, lo que podría ser una carga abrumadora para el grupo.

Por este motivo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia considera que la cuestión de la posible unión de Argentina a los BRICS exige un estudio en profundidad.

China coopera ya activamente con este país, que se ha convertido para él en un gran suministrador de soja. Además, Pekín está invirtiendo recursos importantes en la creación de corredores transoceánicos y tiene interés en Argentina para este proyecto.

El potencial de interacción de Rusia y Argentina también es muy grande. Sin embargo, la circulación de mercancías, que asciende a un valor de 1.500 – 2.00 millones de dólares al año, no se puede calificar en absoluto de satisfactoria.

Las relaciones de negocios de Rusia con Argentina comenzaron hace tiempo. En las décadas de 1970-1980, Rusia comercializaba a Argentina equipamiento hidroeléctrico y producción de construcción de maquinaria.

Para Argentina, ser miembro de este grupo puede facilitarle la obtención de financiación en condiciones más ventajosas que las que le ofrecen otras organizaciones mundiales. En 2013 los líderes de los BRICS acordaron la creación de un fondo de reserva de 100.000 millones de dólares como colchón financiero en caso de inestabilidad en el mercado.

También tomaron la decisión de crear sus propios institutos financieros, ejemplo el Banco de Desarrollo (en sustitución del Banco Mundial) creado por los BRICS, con una cantidad de activos que debe alcanzar los 50.000 millones de dólares, está destinado a inversiones de producción conjuntas.

Los BRICS crearán su propio FMI

El FMI pronto dejará de ser la única organización del mundo con capacidad para proporcionar ayuda financiera a nivel internacional. Los miembros del grupo de los BRICS crearán una institución alternativa.

El Fondo de Reservas Monetarias cuenta con capital de los cinco miembros del grupo y estará operativo en 2015.

El Fondo de Reservas Monetarias permitirá aliviar la falta de liquidez en moneda extranjera de los países miembros cuando estos experimenten problemas en su balanza pagos. En caso de sufrir una devaluación repentina no deseada de la moneda nacional o ante una salida brusca de capital inspirada por una moderación de la política monetaria de la Reserva Federal de los EE UU, los miembros podrán recibir esta ayuda, evitando así problemas internos como una posible crisis de sus sistemas bancarios. El Fondo de Reservas Monetarias permitirá a los bancos que no sean capaces de hacer frente a sus préstamos saldar deudas con sus acreedores extranjeros.

Esta estructura promete convertirse en una buena alternativa al FMI, que tradicionalmente se ha dedicado a apoyar a las economías que se encuentran en una situación presupuestaria grave.

Brasil ya ha desarrollado el acta constitutiva del Banco de Desarrollo, mientras que Rusia se está encargando de la preparación de los acuerdos interestatales para la fundación del banco, según cuenta el diplomático.

Los créditos del Banco de Desarrollo se destinarán no tanto a los propios BRICS, como a la inversión en proyectos de infraestructuras en otros países, incluidos otros países africanos. La concesión de un crédito a un país africano para la puesta en marcha de un programa de desarrollo hidroeléctrico, por ejemplo, beneficiaría a los BRICS, ya que estos se encargarían de suministrar los equipos necesarios o de aportar la mano de obra cualificada.

Por otra parte, los BRICS ya han acordado la cuantía correspondiente al capital social de estas dos nuevas estructuras, que ascenderá a 100.000 millones de dólares para cada una.

Se prevé que China aportará 41.000 millones de dólares al Fondo de Reservas Monetarias, mientras que Brasil, India y Rusia contribuirán con 18.000 millones cada uno, y Sudáfrica con 5.000 millones de dólares. El volumen de estas aportaciones está directamente relacionado con el volumen de la economía de cada país.