Región:
América
Categoría:
Economía

Los números del mundial Brasil 2014

La pauta publicidad ya registró un record al estimarse en Us$2.900 millones equiparándose con la inversión del Super Bowl norteamericano (NFL) donde el valor de los 30 segundos de en televisión alcanzó la módica suma de Us$4 millones

A felicidade é como a gota De orvalho numa pétala de flor (La felicidad es como una gota de rocío en un pétalo de flor), la canción de Vinicius de Moraes no podía reflejar de manera más fiel el ánimo, los sentimientos contrapuestos y la tensión en el país verde-amarella a dos días de dar inicio al Mundial de Brasil 2014. Mientras la pauta publicidad ya registró un record al estimarse en Us$ 2.900 millones equiparándose con la inversión del Super Bowl norteamericano (NFL) donde el valor de los 30 segundos de en televisión alcanzó la módica suma de Us$ 4 millones, hay variables que hacen temblar a los organizadores y vuelve circular una sola pregunta: ¿estará Brasil preparado para hacer de la Copa del Mundo un evento exitoso?

Tal vez por la cercanía geográfica, sumado a la nostalgia por las imposibilidades económicas de la gran mayoría de argentinos para viajar, nos sorprende que nuestro vecino carezca de ánimo de mundial y que los medios apostados para la transmisión de los partidos tenga que inyectarle entusiasmo al público que llega temeroso desde Europa, Australia y Norte América, principalmente. Temeroso por que no cabe esperar otra reacción luego de que varios gobiernos oficializaran un decálogo preventivo para poder movilizarse sin sufrir disgustos. Pero las cifras prometedoras de la recaudación no alcanzan para convencer a los brasileros de que embarcarse en esta travesía fue buena idea. Es que la inseguridad forma parte del talón de Aquiles de la organización en manos del Estado quien está dispuesto a todo para que los partidos transcurran sin sobresaltos y los visitantes puedan disfrutar de ellos con tranquilidad. Con este objetivo la presidente Dilma Rousself se comprometió “seguridad total” para las selecciones y asistentes augurando una Copa llena de “éxitos”. Pese a estas palabras de aliento de parte del ejecutivo hoy se pone en duda la concurrencia de Rousself al partido inaugural. La recomendación surge de sus asesores para evitar malos momentos, abucheos y/o silbidos antes, durante o después de la ceremonia teniendo en cuenta que este es un año electoral.

Como dijimos la seguridad es uno de los desvelos en esta historia y, volviendo a los números, 29 millones de personas pertenecientes a la nueva clase media forman parte del otro motivo de preocupación que afecta transversalmente al comité de la FIFA. Esta nueva clase social cuestiona desde el inicio de la candidatura del país en 2006, siguieron las quejas con los preparativos que llevan gastados Us$ 12 millones de dólares y prometen persistir hasta el fin del evento. Poco aire de fiesta se respira en las calles de Bahía, Sao Pablo y Río de Janeiro, solo por nombrar algunas de las sedes, donde se multiplican las manifestaciones y se proyectan las movilizaciones que tendrán lugar en los espacios públicos y las puerta de entradas de los diferentes estadios para hacer escuchar su reclamo de salud, seguridad; muestra del disgusto fueron los violentos choques que ocurrieron en Sao Pablo esta semana, el paro de subtes y la aparición de pelotas inflables en las playas de Ipanema con la lectura (en idioma portugués e ingles) “Copa del Mundo en un país de miseria, financiada con dinero público, es un problema moral”. Brilha tranqüila, Depois de leve oscila E cai como uma lágrima de amor (Resplandores Calmo, oscila entonces la luz y cae como una lágrima de amor) continúa la canción; a la expectativa del mundo entero el país de la zamba se enfrenta al primer desafío, recordemos que también se adjudicó la organización de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, que más allá de la importancia deportiva pondrá en vidriera la capacidad del gobierno de contener y contentar a su pueblo en respuesta de las necesidades que actualmente tiene Brasil.