Región:
América
Categoría:
Deportes

Canciones de los mundiales: pasiones que unen

En Chile 1962, séptima edición de la Copa, fue la primera vez que una canción acompaño los partidos de fútbol. La primera vedette de los mundiales fue un tema creado por Los Ramblers

El mundo comienza a respirar fútbol y vivir la pasión del Mundial de Brasil 2014 que tendrá su puntapié inaugural el próximo Jueves 12 a las 16, hora Argentina. Las mejores selecciones de balón pie del globo se darán cita en el país del carnaval para medir destreza y definición.

Pitbull y JLo cantarán la canción oficial del Mundial junto a la cantante brasileña Claudia Leitte.

Como todo evento social masivo, desde comienzos del siglo XIX, este encuentro deportivo es acompañado por música que proporciona de un estilo específico y conecta a fanáticos con la cultura de cada sede donde se realiza. Desde 1930 hubieron 15 naciones que tuvieron la oportunidad de mostrarse al mundo; pero fue recién en 1962, séptima edición de la Copa, en Chile que una canción acompaño cada partido. La primera vedette de los mundiales fue el tema creado por Los Ramblers; el Rock del Mundial tenía todos los elementos para causar sensación: alegría, motivación y ritmo. Desembarco de un género que estaba en auge con apenas 12 años de vida para vender más de 80.000 copias ese año y dos millones hasta inicios del siglo XXI.

La evolución de los tiempos se vio reflejada en la seguidilla de simples que representaron a cada torneo mundial; si bien los beat y las percusiones respetan, en la mayoría de los casos, la identidad de los organizadores en Francia 1998 se ve deslucida esta tradición y Ricky Martin (puertorriqueño) es encargado de representar la canción oficial. Hasta ese momento se buscaba complementar desde la voz y la armonía cada locación: fue el caso de España 1982 "El Mundial", "La Ola Verde" en México 1986 y la icónica "Un Verano Italiano" de Italia 1990, la más querida por los argentinos según las encuestas, de Gianna Nannini junto a Edoardo Bennato. La versión en español fue realizada por la cantante paraguaya Susan Ferrer. Curiosamente, quizás por un defecto de traducción, la canción recibió como título "Estadio italiano".

Pero volviendo a lo contemporáneo la década del 90 trajo consigo la globalización, también, dentro de este ámbito. El caso de Francia que eligió a un latino para interpretar su canción fue solo el comienzo, en Japón-Corea 2002 se decidió que un tema de música electrónica fuera representante (nada menos cercano a la tradicional cultura oriental). Pero esta tendencia sigue hasta hoy, pasando por "Waka Waka" del Mundial de Sudáfrica 2010 que tuvo a Shakira, y sus caderas que no mienten, en el escenario mayor del Estadio Orlando de Soweto junto al grupo sudafricano Freshlyground. El tema mezcla diversos ritmos de origen afroamericano como el soca, guitarras sudafricanas y el popular estribillo del Zangalewa, una canción tradicional camerunesa. Al igual que "La Copa de la Vida", en 1998, recibió muchas críticas a favor y en contra porque muchos sudafricanos esperaban un tema de origen nacional. Que digan lo que quieran, pero esta interpretación le alcanzó para colarse dentro del top 3 de banda sonoras de los mundiales junto a las ya mencionadas "La copa de la vida" y "Un verano italiano". Hoy se mantiene la tendencia y, aunque algunos crean temas por hobby u oportunismo comercial como en el caso de la colombiana con "La la la" y "La copa de todos" de mano de una marca internacional de gaseosas, la FIFA selecciono como el tema de Brasil 2014 a "We are one (Ole Ola)" del eterno duetista Pitbull junto a Jennifer Lopez y Claudia Leitte. Al igual que sus predecesoras fue blanco de críticas y los disgustos no pararon ya que este lunes, a apenas tres días del inicio de esta fiesta del deporte, la norteamericana se bajó de la ceremonia de apertura, según la FIFA "por problemas de producción". La canción estará a cargo de Pitbull y la brasilera Claudia Leitte.

Los próximos destinos serán Rusia en 2018 y Qatar en 2022, veremos si se impone una vez más la decisión de la FIFA en presentar un tema globalizado o los organizadores en defensa de su cultura, porque más allá de ser una canción estas letras y ritmos son himnos de alegría, coraje y emoción para quienes tienen la honorable y difícil tarea de llevar a cabo una Copa del Mundo.