Región:
Europa
Categoría:
Política

La reina Isabel II de Inglaterra no abdicará a su trono

Abdicación es una palabra muy impopular en el hogar de la Reina, es tomada como un signo de debilidad

Las decisiones de abdicar al trono, que ya se ha visto en Holanda, Bélgica e inclusive en el vaticano , la renuncia de Benedicto fue a un cargo eterno, y ahora en España, no llegaría a Inglaterra, por la decisión de la reina Isabel II de mantenerse en el trono hasta su muerte. Las razones podrían ser la buena forma en la que se mantiene la monarca de 88 años y la situación política que llevo a varias naciones del reino a pedir la independencia como Escocia. Además Isabel está a dos años de superar a Victoria como la monarca que más tiempo se mantuvo en su cargo.

La monarca esta en plena forma y al tanto de lo que ocurre en su territorio , no sufrió graves problemas de salud y su popularidad viene en ascenso desde la celebración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En estos días se la vio en una fiesta, le espera la inauguración del año parlamentario y luego realizará una visita de Estado a Francia. La madre de la Reina de Inglaterra vivió hasta los 101 años.

Abdicación es una palabra muy impopular en el hogar de la Reina, es tomada como un signo de debilidad. La renuncia es impensable para ella, ya su familia vivió la crisis de la abdicación en 1936, cuando su padre debió hacerse cargo del reinado ya que su hermano no tuvo el coraje suficiente para seguir el legado de Jorgell .

La determinación de la reina quedó plasmada en el discurso cuando cumplió 21 años: “Declaro ante todos ustedes que toda mi vida, ya sea larga o corta, estará dedicada al servicio de ustedes y al servicio de nuestra gran familia imperial, a la que todos pertenecemos”.

La reina no es una monarca cualquiera, junto con ser una mujer de profunda fe cristiana, también es jefa de una iglesia nacional: la Iglesia de Inglaterra. De esa forma, sus votos fueron hechos ante Dios.

También hay un hecho que nadie en Inglaterra soslaya y es que la renuncia implica poner al frente del trono a su hijo Carlos, que si bien ha sido preparado toda la vida como heredero, podría despertar algunas dudas en la reina. Alguna vez, el príncipe dijo que “la providencia de Dios” decidirá sobre su ascensión al trono. Aunque a continuación agregó que “igual caigo muerto mucho antes” que la reina.