Región:
Argentina
Categoría:
Sociedad

La intimidad el modelo económico chino

El Dr. Jorge Malena, especialista en temas de China, dice: “hay que mirar a los chinos con ojos chinos” para entender que pasa y por qué pasa lo que pasa. A nuestra visión occidental no es compatible el totalitarismo político con la apertura del mercado"

Con una superficie igual a la suma total del continente europeo y la mayor población del mundo la República Popular China busca posicionarse como líder mundial a la vez de mejorar los estándares de vida de sus habitantes. La apertura económica de los últimos años lleva a pensar cómo serán las relaciones con el resto de las naciones del globo. Estuvimos con el Dr Jorge Malena, especialista en el tema, para intentar resolver la incógnita: China. ¿Potencia mundial?

En marco más que apropiado para el tema se realizó en la biblioteca del Colegio de Abogados de Capital Federal la conferencia en la que disertó el experto en las relaciones exteriores de China. Para comprender la magnitud de este proceso y asimilar su comprensión remarcó las fortalezas y debilidades para finalizar con un análisis oportuno del tema.

El éxito de la política de reforma y apertura económica que comenzó a fines de 1970, con el enfrentamiento de facciones ortodoxas y reformistas dentro del Partido Comunista; y la victoria de esta última, da como resultado que en transcurso de 25 años 300 000 000 de personas salieron de la pobreza, es una realidad la mejora de vida de una porción de su población.

Otro factor es la estabilidad luego del fallecimiento del principal promotor de estos cambios: Deng Xiaoping. El poder pasó de mando dentro de la facción reformista del Partido más allá de las improntas y matices de los líderes pero no hubo vuelta atrás en los puntos de la apertura y reforma. Sumado al ingreso sostenido de inversión directa extranjera, créditos, know how. Se convirtió en el primer exportador mundial y la segunda economía.

A partir de la crisis financiera de 2008- 2009, a la luz de la caída de la economía americana y europea, China vio la necesidad de diversificas su producción. Motivo que llevo a trasladar el apoyo exclusivo que existía en el modelo exportador para comenzar a promover el mercado de consumo interno. Otro punto es la mejora en el nivel de vida de la población a través de definiciones que se pueden constatar: según refiere el gobierno entre 1950 a 1970 pasaron de la pobreza a la subsistencia digna, luego entre 1980 y 1990 de un vida austera a una vida acomodada y ya proyectan hacia la próxima década lograr que exista una vida acomodada para la mayor parte de la población. Desafíos que se materializaron, y otros que se proyectan, con esta modificación del modelo de crecimiento a través del gasto público: créditos blandos, un importante proceso de urbanización, entre otros, busca que la mayor parte de la población acceda a un mayor ingreso, un mayor consumo y, por tanto, un mejor nivel de vida.

Para un análisis completo de la situación actual el Dr Malena plantea los siguientes aspectos como debilidades del arquetipo oriental: iniciamos con el descrédito de lo que llamamos “cuatro principios cardinales“. Tiene que ver con la adhesión al Marxismo-Leninismo, la dictadura democrática del proletariado, la ruta socialista y al pensamiento de Mao Tse Tung. Estos principios, tras más de 30 años de reforma y apertura económica, son poco creídos por la población dado que China donde el sector privado ganó relevancia y se convirtió en un motor del crecimiento. Para resolverlo el Partido Comunista se ocupó por llenar el vacío con la solución del nacionalismo. Por su pasado cultural de grandeza ésta paso a ser una idea fuerza entre los gobernantes y los gobernados, prueba de ello fue el esplendor de los Juegos Olímpicos de 2008. Abrazan un sentimiento de grandeza que los lleva hablar de China como un país grande. Elemento central para entender el término es que “superpotencia” les resulta peyorativo porque fue acuñado para hacer referencia a las potencias coloniales del siglo XIX, por eso se llaman y se consideran un país grande de la comunidad internacional y, como tal, deben ser tenidos en cuenta y escuchados. También hace referencia a la dependencia del suministro de energía y alimento. Hoy en día es el segundo y tercer importador de petróleo a nivel mundial. Es el primer consumidor de carne vacuna, de cerdo, aves de corral, arroz y aceite. Esta es una luz significativa en las posibilidades que ofrece, particularmente, a la Argentina.

Algo sobre lo que el gobierno pone atención es el resurgimiento de la protesta pública; hace 10 o 12 años se vio más gente manifestándose en las calles por cuestiones económicas, sociales, étnicas y religiosas. Según datos oficiales en 2012 más de 90.000 protestas movilizaron 5000.000.000 de personas. Cada vez más se están animando a salir a la calle sin temer la represión de las fuerzas de seguridad, principal mente aquellas regiones con intenciones de secesión como Tibet y Xinjiang. Si bien la reforma y apertura económica hicieron posible un crecimiento de más del 300 % del PBI en 30 años la mejora de calidad de vida no ha sido para todos por igual debido a la gran población del país y la concentración de inversión extranjera en la zona costera. Frente a este escenario de crecimiento y sectores sociales que mejoran de nivel social ganando consciencia de su poder para reclamar cuotas pendientes y soluciones, a veces lentas, a sus nuevas necesidades: ¿El totalitarismo político puede convivir con la apertura económica? Como dice Malena “hay que mirar a los chinos con ojos chinos” para entender que pasa y por qué pasa lo que pasa. A nuestra visión occidental no es compatible el totalitarismo político con la apertura del mercado, pero se permitió de a poco la participación ciudadana en contribución al orden, crecimiento y estabilidad. Por más que la población total no adhiera al Marxismo- Leninismo son consciente del crecimiento económico y no quieren desperdiciarlo, por eso la conexión fuerte es el nacionalismo. El partido es la mejor alternativa política para mantenerse unidos y seguir creciendo.

¿Qué nos atrae del gigante asiático? Aquí debemos empezar a desgranar la cuestión. La visión que tienen a la hora de procurarse cualquier tipo de insumo o materia prima del exterior es bastante poco común si tenemos en cuenta la historia occidental. Ellos hablan del surgimiento pacifico de China, hacen alusión de que su crecimiento económico de no va a ser causa de guerras en el mundo. A diferencia de lo que oportunamente paso con las potencias coloniales la visión es contribuir con su crecimiento económico al de los demás. Una visión efectiva de este punto es observar cuantas tropas tiene China desplegadas en el exterior, en la práctica se ven solo bajo la bandera de Naciones Unidas lo que haría posible este idilio.

En la relación con Latinoamérica cuenta con proyectos de integración estratégica: Acuerdos de libre comercio con Chile, Perú y Costa Rica. Visitas oficiales y reconocimientos preferenciales. Nuestro país fue declarado “socio estratégico especial”; una de las altas categorías que solo es superada por la de “socio estratégico integral” que posee Brasil. En el fondo del debate está la repimarización la reproducción, situación vivida con gran Bretaña en el siglo XIX. Nuestra producción agricultura es importante para china, vendamos agregando valor, propone el Dr Malena. Están combatiendo la contaminación y tratan de ubicar industria en el exterior, ¿nos va a convenir ubicarla en nuestro país? Ese el debate que se viene pero debemos hacerlo de manera objetiva y no ideológica. Como política de Estado definieron en un documento oficial para Latinoamérica y el Caribe: El libro blanco. A nivel Mercosur o Argentina ¿hicimos un planeamiento lo que queremos hacer con china? Es lo que llama” tener la sartén por el mango”. Es China la que necesita de nosotros, en 2010 cuando decidieron no comprarnos aceite de soja lo ubicamos en la India, ellos tuvieron que utilizar reservas estratégicas. Tenemos que ser nosotros lo que debemos aprovechar y obtener beneficios.