Región:
Asia
Categoría:
Política

Victoria del opositor Marendra Modi en las elecciones de India

Narendra Modi, el hinduista que gobernará la India, de niño ayudaba a su padre vendiendo té en una estación de tren y que de adulto se ha ganado al electorado con un mensaje de relanzamiento económico y un hábil uso de la tecnología

El candidato de la oposición Narendra Modi consiguió una victoria arrolladora en las elecciones generales de India, y los resultados mostraron que el partido nacionalista pro-empresarial hindú ganó ampliamente.

El triunfo de Modi, el más rotundo en India en 30 años, fue recibido con fuertes subidas en las bolsas y con manifestaciones de júbilo por todo el país en las sedes del Bharatiya Janata Party (BJP).

El BJP parece que conseguirá la mayoría parlamentaria, lo que daría un amplio margen de maniobra para completar las reformas económicas iniciadas hace 23 años por el actual primer ministro, Manmohan Singh, pero que se han paralizado en los últimos años.

Singh, cuya formación podría quedarse con menos de 50 de los 543 escaños en juego, felicitó a Modi por teléfono.

El triunfante Modi señaló que "India ha ganado", que instantáneamente se convirtió en el mensaje de Twitter más repetido en esa red en el país.

El deseo de cambio era tan fuerte que los votantes dejaron de lado las preocupaciones por el posible hindu-centrismo de Modi.

Con más de seis veces los escaños obtenidos por su rival más cercano, el mandato de Modi será el más fuerte de un líder indio desde que el asesinato en 1984 de la primera ministra Indira Gandhi impulsó a su hijo al Gobierno. Desde 1989, India ha sido gobernada por coaliciones. El BJP ganaba 278 escaños en el Parlamento, según las tendencias del recuento.

Inversores extranjeros que apostaban por el triunfo de Modi han vertido más de 16.000 millones de dólares en acciones y bonos de India en los últimos seis meses y ahora poseen más de un 22 por ciento de los títulos que cotizan en la bolsa de Mumbái, una participación estimada en casi 280.000 millones de dólares por Morgan Stanley. A diferencia de sus predecesores, Modi no tendrá que pactar con socios de coalición disidentes cuando aplique las reformas. Esto podría propiciar profundos cambios económicos y Modi intentará replicar el éxito que ha tenido en Gujarat a la hora de atraer inversiones y construir infraestructuras.

La economía india está sufriendo su peor desaceleración desde los años 80 y además sufre un aumento de la inflación. El próximo primer ministro no tendrá fácil estar a la altura de millones de indios, convencidos de que podrá situar rápidamente al país entre las potencias económicas mundiales. Además, a su partido le falta fuerza en la Cámara Alta del Parlamento, cuyo apoyo es necesario para aprobar las leyes.

Después de una resonante victoria en las elecciones de Lok Sabha 2014, los principales líderes del partido del Partido Bharatiya Janata (BJP) se reunieron para iniciar el proceso de formación de gobierno. El primer ministro designado, Narendra Modi reunió a los altos líderes del BJP, Amit Shah y Dharmendra Pradhan en Delhi para discutir el escenario post-electoral en los estados de Uttar Pradesh y Bihar.

La Comisión Electoral (CE) llamará al presidente Pranab Mukherjee el domingo y presentara la lista de los nuevos miembros de Lok Sabha.

El BJP está en el proceso de decidir el papel de los líderes de alto nivel en el nuevo gabinete de Modi, y otros cargos en el partido. Los informes sostienen que Advani está dispuesto a convertirse en el altavoz Lok Sabha. En cuanto a la posición de Rajnath Singh, que probablemente se convierta en el nuevo ministro de Defensa. El partido sigue debatiendo su próximo papel, pero la pregunta sigue siendo, ¿quién será el próximo presidente?