Región:
Mundo
Categoría:
Sociedad

Aquamán: el nieto de Jacques Cousteau vivirá sumergido 31 días

Según el buzo, el proyecto, bautizado Misión 31, es física y psicológicamente agotador, pero el principal problema para su ejecución no es la profundidad, sino “el financiamiento”

Fabien Cousteau, nieto del explorador Jacques Cousteau, vivirá 31 días en La base científica Aquarius para batir el récord de permanencia bajo el agua, que pertenece a su abuelo, quien en 1963 pasó 30 días en la base submarina Conshelf 2, en el mar Rojo. Fabien arribará al sitio el 1 de junio y sólo saldrá el 2 de julio, totalizando 31 días.

Según el buzo, el proyecto, bautizado Misión 31, es física y sicológicamente agotador, pero el principal problema para su ejecución no es la profundidad, sino “el financiamiento”.

De hecho, la expedición estaba prevista para octubre de 2013, justo en los 50 años de la hazaña de su célebre abuelo, pero la paralización que por esa fecha afectó al gobierno de EE.UU., además de algunas dificultades económicas, terminaron por hundir sus planes. Sin embargo el científico pudo reunir el dinero y ahora si está listo para la hazaña.

Aquarius no tiene más de tres metros de ancho y las literas que albergan a los investigadores no superan el 1,80 metro. Pero el espacio, que incluye un baño al lado de la cocina que sólo se cierra con una cortina, no es el principal problema de la base. Su verdadera dificultad es que está a 19 metros bajo el agua, en el Santuario Marino Nacional, en Los Cayos de Florida, en EE.UU.

La estructura -propiedad de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (Noaa, siglas en inglés) y definida por los buzos como un autobús escolar por su tamaño y color, será escenario de una nueva marca mundial.

La nave está acondicionada para respirar normalmente -los científicos no deben andar con traje de buzo ni estanques de oxígeno- . Fabien se ha sometido a un exigente entrenamiento, que incluye técnicas para aguantar la respiración bajo el agua el mayor tiempo posible, y para poder estar bajo el agua con los ojos abiertos y sin máscara. Todo esto, ante la eventualidad de alguna contingencia bajo el mar.

“El objetivo principal de la misión -explica- es la conexión humana con el océano en el marco de la exploración y el descubrimiento.”