Región:
América
Categoría:
Política

Chile descarta cederle su costa marítima a Bolivia

En la llamada Guerra del Pacífico del siglo XIX Chile ocupó parte de los territorios en disputa y dejó a Bolivia sin costas y su salida al Océano Pafícico

El ministro chileno de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, afirmó que ningún tribunal internacional puede obligar a un Estado a ceder "graciosamente" parte de su territorio, en referencia al reclamo presentado por Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, solicitando la salida al mar.

"Chile jamás le ha otorgado a Bolivia un derecho como el que hoy día pretende (...) confunde su reclamo marítimo con derechos que obligarían eventualmente a Chile a darle una salida soberana al océano Pacífico, indicó el canciller en entrevista publicada en el diario chileno "La Tercera".

Esta semana Bolivia presentó ante la CIJ de La Haya su demanda para obligar a Chile a negociar de buena fe una salida soberana al mar, la cual perdió en la llamada Guerra del Pacífico del siglo XIX, donde los chilenos vencieron también a Perú y ocupó parte de sus territorios y dejó a los bolivianos sin costas.

Según Muñoz, Bolivia empleará una estrategia mediática y política para afirmar una demanda que no tiene sustento jurídico, por lo tanto la defensa chilena abarcará todos los ámbitos.

El canciller chileno admitió que el gobierno boliviano presentó un escrito serio, aún cuando se trata de una "demanda artificiosa, que carece de fundamento jurídico y que revierte un proceso de diálogo constructivo y de generación de confianzas mutuas que Chile ha privilegiado".

Señaló que el hecho de que la demanda haya sido entregada personalmente por el presidente boliviano Evo Morales, en vez del agente boliviano, fue para "dar dramatismo a una entrega puramente administrativa" y que Chile seguirá con su tradicional sobriedad en temas internacionales.

Lo que pide Bolivia no es un diferendo limítrofe, sino una demanda basada en supuestos "derechos expectaticios", a la cual "agrega componentes políticos y mediáticos para darle fuerza a un caso que no tiene sustento jurídico", indicó. Muñoz señaló que la CIJ deberá decidir con argumentaciones jurídicas, pero los jueces "se enfrentan a las argumentaciones de las partes y, en este caso, la de Bolivia es claramente política".

"Debemos contar con la necesaria unidad nacional, preparación rigurosa y cabeza fría para enfrentar el caso en cuestión", enfatizó muñoz sin dar detalles de la estrategia que Chile seguirá en este caso.

"De ser cierta la tesis boliviana, ningún país podría entrar en tratativas con otro por el temor a que las fórmulas que se barajen, si fracasan, se conviertan posteriormente en obligaciones para dicho Estado," añadió.

En las relaciones entre Chile y Bolivia lo que vale son los tratados y el de 1904 fijó las fronteras entre ambos países y las condiciones de acceso de Bolivia al mar, "eso es lo que cabe respetar, pues los tratados de límites corresponde cumplirlos", puntualizó el canciller.

Chile se ha preparado desde hace tiempo para resguardar sus derechos esenciales, sin embargo no se puede menospreciar esta demanda, ya que Bolivia contrató abogados externos de primer nivel y ha hecho el mejor esfuerzo para apoyar su caso, aclaró.

Muñoz afirmó que Chile desea las mejores relaciones posibles con el gobierno y el pueblo de Bolivia, razón por la cual el gobierno de Santiago está dispuesto a reponer la agenda de 13 puntos acordada con Bolivia durante la primera administración de la presidenta chilena Michel Bachelet, pero sin el punto 6 que trata el tema del mar.

Se trata de la agenda que propuso la mandataria en su primer gobierno (2006-2010), donde no se avanzó en la demanda marítima, y que, durante la administración posterior de Sebastián Piñera fue desechada, tras lo cual se deterioró la relación bilateral.

Ante las opiniones favorables de algunos políticos chilenos de izquierda de conceder a Bolivia una salida al mar, como la que propuso en 1975 el jefe del régimen miliar Augusto Pinochet, Muñoz dijo respetarla.

"Respeto esa y otras opiniones. Pero frente a una demanda concreta presentada en contra de Chile no corresponde otra cosa que hacer respetar los tratados que nos unen con Bolivia. Como sostuvo la presidenta, esto es algo muy claro y esencial para nosotros".

Explicó que Chile no se va a dejar presionar en esta sensible materia.

"Lamentablemente, el camino que ha escogido Bolivia es uno potencialmente largo, oneroso e improductivo", agregó.

Desde finales del siglo pasado y hasta el 2010, Chile realizó conversaciones con Bolivia para darle una salida al mar a Bolivia.

En 1975 Chile negoció la entrega a Bolivia de un corredor en el norte de Arica, a cambio de una compensación.

Dicho proceso fracasó porque Bolivia no aceptó dar a cambio algún territorio y también por el rechazo del gobierno de Perú, en virtud del tratado de chileno-peruano de 1929, que establece que Chile no puede entregar algún territorio que haya sido peruano sin su permiso.

Sobre una eventual inquietud de otras naciones por los efectos que puede tener un eventual fallo de La Haya en favor de Bolivia, al alentar controversias en otros países, Muñoz dijo que en este caso"se cierne una sombra de incerteza jurídica sobre la intangibilidad de los tratados de límites".

Mencionó que, en virtud del principio de la estabilidad de las fronteras, los tratados de límites tienen una protección reforzada bajo el derecho internacional.

fuente: diario La Tercera de Chile