Región:
América
Categoría:
Sociedad

Después de 43 años resuelven desaparición de 2 adolescentes

En 1971 Cheryl Miller y Pamella Jackson, ambas de 17 años, se dirigían en auto a una fiesta escolar en Dakota del Sur, Estados Unidos. Nunca más se supo de ellas hasta que las autoridades informaron hace pocas horas lo que les había ocurrido

La última vez que las vieron abordaban un auto Studebaker modelo 1960 rumbo a una fiesta escolar en Dakota del Sur.
Años de investigación no aclararon lo sucedido hasta que la unidad de casos archivados de la policía tomo cartas en el asunto.
Las hipótesis fueron muchas: secuestro, un asesino serial y hasta las versiones más "extrañas" ligadas a extraterrestres. Nunca se encontró el auto ni las vieron en otro Estado.
Misterio develado:
La sequía dejó al descubierto su automóvil en el profundo lecho de un arroyo con dos cadáveres.

Las dos muchachas de Dakota del Sur que se dirigían en coche a una fiesta de fin de año escolar en mayo de 1971 se salieron del camino y cayeron a un arroyo, donde permanecieron ocultos sus cadáveres hasta que una sequía dejó al descubierto su automóvil, dijeron las autoridades.

Funcionarios estatales y locales confirmaron que el auto Studebaker modelo 1960 desenterrado en tenía en su interior los restos de Cheryl Miller y Pamella Jackson, ambas estudiantes de 17 años de la Escuela Secundaria Vermillion.

Los investigadores mostraron decenas de fotografías de ropa bien conservada, el bolso de Miller e incluso su licencia de conducir completa con una fotografía sonriente. Esos objetos personales y exámenes de ADN fueron utilizados para identificar a las adolescentes, dijo el secretario estatal de Justicia Marty Jackley. No se encontró el bolso de Jackson.

Compañeros de clases que vieron a las chicas en 1971 antes de que desaparecieran y otras evidencias indicaron que ellas no estuvieron ingiriendo bebidas alcohólicas. Además, revisiones mecánicas realizadas al automóvil descartaron que hubiera sido saboteado, indicó Jackley. Agregó que la palanca de velocidad estaba en la posición más alta y que el interruptor de luces indicaba que éstas estaban encendidas cuando ocurrieron los hechos.

"Es consistente con un accidente automovilístico", dijo Jackley. El fiscal general añadió que los exámenes forenses no indicaron lesiones que pudieran atribuirse a la comisión de algún delito o conducta inapropiada".

Dijo que los cadáveres fueron hallados en los asientos delanteros, no en el posterior o la cajuela, y que estaba ahí su ropa, todo lo cual apunta que no se trató de un crimen.

No hay manera de saber si el accidente fue ocasionado por el estallido de un neumático, pero uno de ellos estaba dañado y bastante desgastado, señaló.

"Ellos buscaron y simplemente no lo encontraron", dijo Jackley.

El padre de Jackson, Oscar, falleció cinco días antes de que fuera encontrado el auto.