Región:
Asia
Categoría:
Tecnología

Científicos lograron generar electricidad con materia fecal

En la feria realizada en Nueva Delhi se pudo ver un sistema que genera electricidad con materia fecal, otro que carga celulares con orina y un sistema que convierte en carbón los residuos

La Fundación Bill & Melinda Gates auspició la feria que se realizó en India con el reto de reinventar el tradicional inodoro y lograr el objetivo: procesar los desechos humanos, usar la cantidad mínima de agua y electricidad y crear productos a bajo costo.
Las consignas, necesarias para mejorar la salud pública, luchar contra la pobreza, la escasez de agua y el crecimiento urbano, tuvo buenos resultados. Con orgullo se expuso un sistema que con materia fecal genera electricidad, otro que con orina carga teléfonos celulares y otro que convierten los desechos en carbón para cocinar.

Los diseños que se exhibieron en la Feria de los inodoros van mucho más allá de la eliminación tradicional la materia fecal y pueden generar cosas como electricidad, fertilizantes y combustible.

Los diseños fueron financiados por la Fundación Gates y están en distintas etapas de desarrollo, aunque no todos fueron creados como parte del desafío de la Fundación.

Algunos inodoros son rebatibles y se pueden trasladar con facilidad para zonas de desastres, barrios pobres o eventos como festivales musicales y grandes ferias.

Una compañía de Washington, Janicki Industries, diseñó una planta de electricidad que funciona con desechos humanos y produce 150 kilovatios de electricidad, suficiente para miles de casas.

La Universidad West of England, de Bristol, mostró una celda de combustible que funciona con orina para cargar teléfonos móviles.

Otro equipo de la Universidad de Colorado en Boulder presentó un sistema que concentra la energía solar a través de cables de fibra óptica para calentar los desechos humanos a unos 300 grados centígrados. Además de matar patógenos, el proceso crea un producto parecido al carbón llamado biochar que se puede usar como combustible para cocinar y fertilizante.

2.500 millones de personas del mundo no tienen acceso a servicios sanitarios modernos. Además, el Banco Mundial calcula que el costo global de las malas condiciones sanitarias es de 260.000 millones de dólares, que incluye la pérdida de vidas, faltas al trabajo, facturas médicas y otros factores relacionados.