Región:
América
Categoría:
Sociedad

Falleció en Casapueblo el artista plástico Carlos Páez Vilaró

Son famosos sus murales que actualmente decoran, desde la sede de la OEA en Washington, hasta hospitales, aeropuertos y el Hotel Conrad de Punta del Este

Carlos Páez Vilaró, murió esta mañana a los 90 años en Casapueblo.

El artista plástico uruguayo, de trascendencia internacional, fue famoso por su particular obra, la construcción de Casapueblo en Punta Ballenas, cerca de Punta del Este y por su búsqueda inquebrantable cuando su hijo Carlos se perdió en la Cordillera en la tragedia del avión con los rugbiers. en 1972.

"Murió hablando con su médico en Buenos Aires", contó hoy su hijo Carlos.

"Estuvo hasta los 90 años lúcido, trabajando", agregó.

En Punta Ballenas, esta mañana ya izaron una bandera negra en señal de luto en el frente de Casapueblo esa "escultura habitable" que Páez Vilaró modeló con sus propias manos sobre los acantilados que miran al mar.

El pintor, escultor, muralista, escritor, compositor y director nació en Montevideo el 1°de noviembre de 1923 y pasó gran parte de su juventud en Buenos Aires, adonde volvió a instalarse hace unas tres décadas.

Páez Vilaró dejó su marca registrada en Punta Ballena con su Casapueblo y también en Tigre, donde tenía desde hace 30 años su casa-taller argentina, Bengala.

En la década del 40, tras vivir un tiempo en Buenos Aires, volvió a instalarse en Uruguay para centrar su obra en temas del carnaval y el candombe, orientación que lo vinculó a la comunidad afrouruguaya -y, en especial, al conventillo "Mediomundo"- y que lo convirtió en una de las figuras más representativas del carnaval uruguayo, donde participaba en desfiles de las tradicionales "Llamadas".

En 1956 dirigió el Museo de Arte Moderno de Montevideo y fue secretario del Centro de artes populares del Uruguay en 1958.

Entre sus murales figuran además los que decoran la sede de la OEA en Washington, el hotel Contad de Punta del Este, hospitales chilenos y argentinos, y los aeropuertos de Panamá y Haití.