Región:
América
Categoría:
Política

Malvinas: Uruguay negocia acercamiento con los Kelpers

Las Malvinas son una "gran oportunidad" para Uruguay, según uno de los diputados que viajo a las islas

En los últimos días se tensó aún más la cuerda de la relación entre Argentina y Uruguay a raíz del viaje que realizó un grupo de legisladores uruguayos a las Islas Malvinas. Los diputados Jaime Trobo, Daniel Malaña, Fitzgerald Cantero e Iván Posada viajaron a las Islas y allí hablaron con los representantes de los kelpers ante quienes se comprometieron a trabajar para unir los lazos comerciales.

La idea es poner en marcha un vuelo semanal que una en dos horas y media Malvinas con Montevideo, exportación de productos charrúas y acuerdos de salud y turismo. El viaje fue proyectado y financiado por las autoridades británicas.

Desde el gobierno de José Mujica dejaron en claro que es una iniciativa parlamentaria y que su gobierno no auspicia un acercamiento con los habitantes del archipiélago. Sin embargo el diputado oficialista Jorge Pozzi manifestó que “que Uruguay profundice relación con las islas no afecta el reclamo argentino”.

A los efectos comerciales la idea es incrementar la venta de productos uruguayos ya que del total de las importaciones solo el 4% es de ese origen. Además según el legislador Jaime Trobo los isleños quieren cortar la dependencia con el Reino Unido.

En el aspecto laboral se abre un mercado interesante, hasta el momento hay 300 ciudadanos chilenos trabajando en la industria del petróleo, y hay propuesta para sumar mano de obra uruguaya.

En cuanto a los vuelos, una conexión vía Montevideo es muy ventajosa para los kelpers. Actualmente tienen conexión vía chile y el vuelo dura 10 horas, además existen las trabas que impone Argentina por sobrevolar el espacio aéreo. De concretarse la frecuencia solo tardarían dos horas y media los isleños para llegar a continente.

El gobierno de Mujica no quiere que esta comitiva que fue a Malvinas sea interpretada como un cambio de postura ante el reclamo argentino de soberanía, pero según se pudo saber en Buenos Aires no cayó nada bien este acercamiento.