Región:
Mundo
Categoría:
Economía

Ministros de economía del G-20 analizan medidas para impulsar el crecimiento

El primer encuentro del año está centrado en elaborar un documento que fije objetivos de crecimiento globales para presentarlo a la cumbre de jefes de gobierno en noviembre

Los ministros de economía y los tirulares de los bancos centrales de los países que forman el Grupo de los Veinte empezaron una reunión de dos días en Sydney, Australia.

La reunión tiene lugar en un momento en que la preocupación de que Estados Unidos ponga fin a su política de relajación monetaria ha hecho que los inversores retiren su dinero de los países con economías emergentes, lo que a su vez ocasionó una fuerte depreciación de sus monedas. Ante el temor de una desaceleración en los países de gran crecimiento económico, se espera que los delegados a la reunión discutan métodos para estabilizar los mercados financieros.

Los delegados de los países de alto crecimiento económico consideran que oscilaciones excesivas en los mercados financieros representan un riesgo para la economía mundial y, por tal motivo se cree que solicitarán a Estados Unidos proceder con cautela en lo que respecta a poner fin a sus medidas de estímulo económico.

El jefe del Tesoro de Australia, Joe Hockey, quien también afirmó que sería ideal si los bancos centrales pudieran mejorar la coordinación de política.

"Creo que si hubiera 'una política de no sorpresas' en relación a la actividad de política monetaria, y si los bancos centrales del mundo tuvieran advertencias razonables de los eventos que sí crearían volatilidad en el mercado, entonces no sería irracional", aseguró.

La cumbre de Sidney está sirviendo para comprobar cómo la preocupación por las volatilidad de los países emergentes.

Toque de atención a los emergentes

La volatilidad en los países emergentes ha sido el centro de la polémica en la primera cumbre del G-20 tras la crisis de las divisas en estos países. India y Sudáfrica denunciaron en la cumbre de ministros de Finanzas del G-20 en Sidney que la retirada progresiva de estímulos de la Reserva Federal a la economía estadounidense hundió sus divisas y obligó a los bancos centrales a subir los tipos de interés. La directora del FMI Christine Lagarde salió al paso de Estados Unidos y pidió a los emergentes que no atribuyeran la volatilidad a la retirada de estímulos de la Fed. Al mismo tiempo, reclamó a Estados Unidos que fuera “consideración” ante el efecto que pueden tener sus medidas en otros países.

“El capital se ha desplazado a Estados Unidos tras el anuncio de la reducción de los estímulos y esto ha dejado los problemas estructurales de los emergentes al descubierto,” explicó.

Funcionarios de los Gobiernos de Estados Unidos, Japón y otras naciones avanzadas harán probablemente un llamamiento a los países de alto crecimiento económico con déficit en cuenta corriente y altas tasas de inflación, para que introduzcan reformas estructurales.