Región:
Argentina
Categoría:
Política
Article type:
Opinión

Las absurdas calumnias de Estados Unidos

Región:
Argentina
Categoría:
Política
Article type:
Opinión
Autor/es:
Por Julia Argentina Perié
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

La libertad de expresión en la Argentina es plena, ejemplo de ello son todos los noticieros, programas televisivos y radiales, periódicos y revistas que conforman los medios de prensa en nuestro país, la pluralidad de voces y opiniones que se manifiestan

Durante las dos últimas semanas la República Argentina y el gobierno nacional encabezado por Cristina Fernández de Kirchner ha sido blanco de numerosos ataques por parte de la prensa extranjera y de dos senadores estadounidenses. Por un lado, el New York Times y el Wall Street Journal vaticinaron una supuesta “debacle económica” en Argentina; y por el otro, dos senadores pertenecientes del parlamento norteamericano difundieron críticas personales contra el gobierno argentino.

Estos hechos, que fueron considerados como verdades absolutas y no como opiniones particulares, sumado a la incansable repetición de los mismos por parte de los medios nacionales me llevó a preguntarme: ¿realmente estamos ante una crisis sistémica en la Argentina y el pueblo no se percató? Situación que inmediatamente di por errónea y comencé a recapitular.

En primer lugar, los dichos de Rubio y Menéndez, los senadores estadounidenses, no son la “opinión de Estados Unidos” como presentó la prensa argentina, ni siquiera representa la posición oficial del gobierno de Barack Obama. Debemos recordar que en la misma reunión el candidato a Embajador para nuestro país, Noah Mamet, declaró que la Argentina es una democracia madura y un país considerado aliado con el que se tienen desacuerdos en determinadas políticas, remarcando que Estados Unidos posee más de 500 empresas en suelo argentino. Asimismo, el portavoz del Departamento de Estado, Jez Psaki, aclaró que los dichos de los senadores sobre la Argentina no representa la postura ni la opinión del gobierno estadounidense.

En segundo lugar, me pareció pertinente analizar las declaraciones de Rubio y Menéndez dado que poseían frágiles fundamentos. El senador republicano, Marco Rubio, manifestó que la Argentina debe ser el aliado más particular de Estados Unidos porque “no paga sus deudas y no coopera militarmente”, estos dichos revelan el escaso o nulo conocimiento que posee el legislador sobre nuestro país. La República Argentina históricamente se ha negado a colaborar militarmente con las potencias del norte, exceptuando los años menemistas, y durante los últimos 10 años se ha comprometido vigorosamente con la paz y el respeto a los Derechos Humanos; nuestros representantes han declarado en el mundo entero y en todos los organismos internacionales su rechazo absoluto a las acciones intervencionistas en terceros Estados que socaven la soberanía. La cooperación militar, en nuestro esquema de política exterior, se encuentra resguardado para las intervenciones humanitarias autorizadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La intervención militar, defendida por el partido Republicano, se encuentra prohibida por el Derecho Internacional y todos los países emergentes- como Argentina, Brasil, China, India- manifiestan continuamente su adhesión a esta prohibición. Del mismo modo, es importante recordar que Argentina no considera el estatus de aliado de los Estados Unidos, prefiere la cooperación en los temas comunes.

En la misma audiencia Bob Menéndez manifestó que en nuestro país se encontraba vulnerada la libertad de expresión e hizo referencia a un intento del gobierno argentino por modificar la Constitución para perpetuarse en el poder. Las dos situaciones presentadas por Menéndez parecen caer en la falsedad por su propio peso. La libertad de expresión en la Argentina es plena, ejemplo de ello son todos los noticieros, programas televisivos y radiales, periódicos y revistas que conforman los medios de prensa en nuestro país, la pluralidad de voces y opiniones que se manifiestan diariamente en ellos y su única censura es la consciencia e intereses de cada uno. Considero que hablar de censura en un país donde todos los días los medios opositores atacan al oficialismo es casi ridículo, y más incoherente pareciera ser que la crítica sobre vulnerar la democracia provenga de un país que tradicionalmente transgrede los derechos individuales de sus ciudadanos y extranjeros para defender los “intereses vitales de la nación”. En cuanto a la modificación de la Constitución no hay hechos que avalen esa afirmación.

En tercer lugar, en cuanto a la “inminente crisis económica argentina” es necesario considerar un par de cuestiones para comprender el contexto de esta supuesta predicción. Por un lado, recordemos que en el 2008 ninguno de los principales economistas y revistas económicas estadounidenses predijo el estallido de la burbuja hipotecaria ni la consecuente crisis financiera que desestabilizó a las principales economías del mundo. Por otro lado, debemos tener en cuenta que las recetas económicas “creadas” en Estados Unidos sumergieron a los países emergentes en efectivas crisis financieras- México 1994, los países asiáticos en 1997, Brasil en 1999, Argentina en 2001. Conjuntamente con esto retomo las palabras del presidente del Banco Santander, Emilio Botín, cuando aseguró que “la economía argentina muestra fortalezas conocidas como el crecimiento, un sector privado poco endeudado, bajo nivel de desempleo, producción agrícola récord en 2014 y altos precios de materia prima.”

En conclusión, pareciera que los dichos de los legisladores estadounidenses provienen del desconocimiento sobre las políticas y realidades argentinas, además de un apoyo enfático a los fondos buitres- es de público conocimiento el afecto que sienten por estos grupos financieros. Nuestro país goza de plena democracia, total respeto a la libertad de expresión y desde el 2003 Argentina ha recorrido un largo camino hacia la construcción de bases solidas para la prosperidad social y económica.