Región:
Asia
Categoría:
Economía

China quiere convertir al Yuan como moneda de reserva alternativa al dólar

Región:
Asia
Categoría:
Economía
Autor/es:
Por Veronica Mussio
Fecha de publicación:
Imprimir artículo

Según los pronósticos de HSBC proyectan que para el 2015, el yuan se convertirá en una de las tres monedas más utilizadas en el comercio mundial

De acuerdo a un informe del Asian Development Bank (ADB) que edita Jeffrey Sachs y Masahiro Kawai, entre otros. El yuan se convertirá rápidamente en la divisa más utilizada a nivel mundial y podrá servir como alternativa al dólar de Estados Unidos en su función de moneda de reserva.

En realidad, Beijing ya ha dado los primeros pasos en un proceso para desafiar la supremacía del dólar. Junto con Rusia, Brasil e India, planteó al G-20 (principios de abril del 2011) crear una nueva divisa de reserva, estilo los DEG del FMI, vía canasta dólar, euro y yen. Es la misma que emplea para fijar el valor de su moneda. Pero el G-20 no la puso en agenda.

“El yuan chino se convertirá en una moneda de uso mundial y eso puede ocurrir mucho más rápido de lo que muchos anticipan. La internacionalización del renminbi tiene el potencial de convertirse en una alternativa al dólar de Estados Unidos, al igual que el euro, y ayudar a empujar al sistema mundial de reservas hacia una estructura de varias monedas de reserva”.

Los mercados financieros mundiales se han centrado sobre la variación del yuan luego que el Banco Central de China anunció que eliminaría la paridad del yuan con el dólar que está vigente desde julio de 2008. La flexibilización del yuan, que rige desde el 21 julio 2005, lo cual ha permitido una apreciación de 0,2% frente al dólar, en los primeros cuatro días.

Muchos observadores han consecuentemente establecido un paralelismo entre la situación actual con del dólar reemplazando a la libra esterlina durante el periodo de entreguerras y post- WWII.

Según los pronósticos de HSBC proyectan que para el 2015, el yuan se convertirá en una de las tres monedas más utilizadas en el comercio mundial, en alianza con el dólar y el euro. El informe, publicado en abril del 2013, también prevé un tercio de las transacciones transfronterizas de China están llevando a cabo en yuanes.

Pre-condiciones para convertirse en moneda de reserva

Los aportes de Papaiouannou y Portes (2008), proponen una serie de condiciones para establecer una moneda de reserva (y su uso internacional): a) el tamaño de la economía, b) baja inflación y estabilidad del tipo de cambio, c) los mercados de capitales profundos y eficientes, y d) la estabilidad política y la fortaleza geopolítica.

En los últimos años su contribución al crecimiento del PIB mundial ha estado entre el 16% y el 25% del total, con lo que se sitúa entre las principales locomotoras del crecimiento global o “países 3G” (Global Growth Generators).

A principios de 2010, Robert Fogel, ganador del Premio Nobel 1993 en Economía y profesor de la Universidad de Booth School of Business de Chicago, calculó que "la economía de China crecería a 123 mil millones de dólares para 2040, es decir, casi tres veces la producción económica de todo el mundo en el año 2000. El ingreso per cápita de China llegará a 85,000 dólares, más del doble de las previsiones para la Unión Europea, y también mucho más alta que la de la India y Japón”.

Incluso si el crecimiento anual de China fuese más lento, por ejemplo del 4%, con una inflación relativamente alta en el 4% y una apreciación anual modesta del RMB en el 3%, así como teniendo en cuenta una tasa de crecimiento superior estadounidense de 3,5% y una inflación normal, tasa del 1,5%, la economía de china probablemente seguirá siendo superior a la de Estados Unidos en 2023, según las proyecciones de The Economist.

China, ahora el comerciante más importante del mundo, es el mayor socio comercial de 126 países, en comparación con 76 para Estados Unidos. Seis de los ocho mejores puertos de contenedores del mundo se encuentran en China (incluyendo Hong Kong). China sigue siendo el eje de una cadena de producción, suministro y logística mundial difusa.

En segundo lugar, en cuanto a la inflación baja y estabilidad de los tipos de cambio, el yuan chino a primera vista parece ajustarse a la ley. Sin embargo, China mantiene controles de capital y un tipo de cambio cuasi-fijo. Por lo tanto, no puede decirse que han pasado la prueba todavía. También, hay pocas razones para creer que China no será capaz de mantener una inflación baja y estabilidad relativa del tipo de cambio si se mueve hacia la convertibilidad de manera gradual acompañado de la necesaria reforma institucional interna (por ejemplo, la independencia del banco central, las metas de inflación). Es cierto que, para ello será necesario un cambio hacia un sistema bancario basado en el mercado y esto implica que el gobierno no sólo tendrá que implementar una serie de reformas secundarias destinadas a garantizar la estabilidad del sector financiero después de la convertibilidad, sino también tienen que aceptar una disminución significativa del control directo sobre el sistema financiero.

Como es sabido el Gobierno chino ha mantenido intencionalmente subvalorada su moneda nacional con el objetivo de fortalecer su sector exportador y atraer la inversión extranjera directa. No obstante, la revaluación es difícil de evitar y favorecería la conversión del yuan en una moneda internacional.

De 1994 a 2001, el RMB se apreció frente al dólar en un total de 18 % a un promedio de 3 % anual, sin menoscabar la competitividad de las exportaciones. El 21 de julio 2005, China puso fin a la paridad del renminbi - dólar fijo, el cambio a vinculación con una canasta de monedas, incluyendo el dólar de EE.UU. (principalmente), el euro, el yen ESE Japón, y el won coreano.

Entre julio de 2005 y finales de 2008, el RMB se le permitió apreciar de nuevo en un 21 % frente al dólar. Sin embargo, durante este período, el superávit en cuenta corriente de China siguió aumentando. El 19 de junio de 2010, el RMB volvió a un régimen de tipo de cambio flotante con referencia a una cesta de monedas. Bajo este régimen, el tipo de cambio spot RMB puede mover intradiario + / -0.5 % de la paridad central.

La apreciación del yuan le traería varias ventajas a China: permitiría frenar la inflación, pues su economía tiene una tendencia al recalentamiento y contribuiría a detener el crecimiento de la oferta monetaria y a moderar el incremento del crédito que amenaza con crear burbujas especulativas en varios sectores. Sin embargo, la apreciación debe ser lenta y gradual pues un encarecimiento rápido o significativo del yuan generaría distorsiones que podrían derivar en problemas políticos y sociales internos y deteriorar la posición de China en el exterior. (Molina y

Regalado, 2010).

Otro aspecto pendiente en el camino hacia la internacionalización del yuan es el de su completa convertibilidad. Para ello China tendría que retirar los controles actuales a los flujos de capital.

En tercer lugar, los mercados de capitales profundo y eficiente y la plena convertibilidad son aún más importantes que la estabilidad del tipo de cambio. Aquí es donde China se queda más atrasado. El yuan no es convertible y las autoridades de mantienen un estrecho control de capitales. El mercado de bonos locales es relativamente pequeño y sin liquidez y el acceso de los extranjeros es, por supuesto, muy restringido. Una moneda de reserva también requiere de cambio exterior y sofisticados mercados de derivados. Beijing en varias ocasiones ha afirmado su compromiso de avanzar gradualmente hacia la convertibilidad de yuanes y está tratando de desarrollar un mercado interno de bonos, derivados y los mercados de divisas. Por último pero no menos importante, mientras que China disfruta de estabilidad política, que sigue a la zaga en cuanto al imperio de la ley.

Por fortalecimiento de su mercado financiero se entiende el establecimiento de un extenso y maduro mercado de inversión en RMB, que permita a los inversionistas efectuar transacciones financieras libremente, y la construcción de una moderna infraestructura financiera, capaz de apoyar un sistema de pago en yuanes en tiempo real. China se ha propuesto convertir a Shanghai en un centro financiero internacional para el 2020, y muchos analistas pronostican que para esa fecha el yuan sea plenamente convertible.

China está en camino para liberalizar aún más su sector financiero, el uso de instrumentos tales como el inversor cualificado (IIEC) y el de inversores institucionales nacionales calificados (esquemas QDII), permiten un flujo más libre y salida de fondos en yuanes de inversión propósitos.

Desde julio de 2009, Se han introducido diversas medidas administrativas para agilizar el flujo de RMB dentro y fuera del país para fines corporativos incluyendo la adquisición de acciones extranjera o activos en el continente, los préstamos concedidos por las empresas con inversión extranjera a sus Mainland subsidiaries, salientes préstamos por parte de empresas chinas a filiales en el extranjero y los pagos a los proyectos de inversión directa en el exterior. China ha sido así en silencio extrayendo a sí misma de la "trampa del dólar" mediante la creación de un vasto ecosistema imperceptiblemente financiero favorable a la aceptabilidad de la RMB como un medio de cambio internacional.

El yuan es la 13va moneda oficial más utilizada en el mundo de los pagos internacionales, según un informe de febrero de 2013, por la Sociedad de Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT). Saltó 6 lugares respecto al año anterior.

SWIFT informó que el valor de los pagos en yuanes se elevó 171 dólares año con año en enero, o 24%. El yuan se ha superado el rublo ruso y la corona danesa en las transacciones internacionales. Cierran detrás son el rand sudafricano y el dólar de Nueva Zelanda. El euro es la moneda más utilizada, seguida por el dólar de EE.UU., y luego a la libra esterlina.

Circulación de Pagos Globales - Enero 2013 SWIFT DATA

1. Euro 40.17%

2. U.S. Dolar 33.48%
3. Libra esterlina 8.55%
4. Yen Japones 2.56%
5. Dolar Australiano 1.85%
6. Franco Suizo 1.83%
7. Dolar Canadiense 1.80%
8. Dolar singapure 1.05%
9. Dolar Hong Kong 1.02%
10.Baht Tailandes 0.97%
11.Corona Sueca 0.96%
12.Corona Noruega 0.80%
13. Yuan Chino 0.63%
14.Corona danesa 0.58%
15.Rublo Ruso 0.56%

Otro aspecto sumamente interesante en su política para convertirse en moneda de reserva es que el Banco Popular de China está considerando la eliminación gradual del dólar como moneda de referencia o paridad para el yuan, y para empezar a utilizar el oro como punto de referencia.

El posible movimiento de Beijing para respaldar el yuan con oro sería un movimiento estratégico con el fin de disminuir el riesgo de la inflación, aumentar el atractivo del yuan como un medio de inversión y crear fe en el yuan como moneda de reserva.

Sería una apuesta estratégica y mientras que causaría algunos problemas económicos tanto a corto plazo para China e incluso del mundo - que podría dar lugar a beneficios a largo plazo. Los chinos tienden a pensar a largo plazo en lugar de un trimestre a otro. La medida podría conducir en su momento a un crecimiento económico más estable a largo plazo en lugar de los ciclos de auge y caída de los últimos años.

Con el oro ahora cotiza en yuanes, que parece ser sólo cuestión de tiempo antes de que el petróleo se cotiza en yuanes posicionando con ello el yuan como 'yuanes petro' y un rival para el petrodólar como moneda de reserva global.